martes, 21 de febrero de 2017

UN LUGAR A DONDE IR (MARÍA ORUÑA)

Un lugar a donde ir
María Oruña


 
FICHA TÉCNICA

Título: Un lugar a donde ir
Autor: María Oruña
Editorial: Destino, 2017
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 520









MARÍA ORUÑA


Esto es lo que la editorial nos cuenta de esta autora:

María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores.
Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura. Ya está trabajando en su próxima novela. 






ARGUMENTO de UN LUGAR A DONDE IR

 «Espero que no tengamos entre manos otro psicópata como el del año pasado… no, ¡de ninguna de las maneras! Demasiados locos en una misma demarcación en demasiado poco tiempo. ¡A ver si es que ahora a los muy cabrones les va a dar por venir aquí a veranear!» (Página 81)

Pocos meses después de los terribles crímenes que asolaron la zona de Suances, la paz del lugar vuelve a verse rota por lo que parece un nuevo asesino en serie, pues los muertos tienen una característica común: junto a ellos aparece una moneda del medievo. Además, las circunstancias que rodean los crímenes, los dotan de una especial singularidad
«…que si las brujas del medievo, que si los romanos, que si un tipo en el pantano, que si monedas del Renacimiento… parece que estuviésemos rastreando a un puto viajero del tiempo». (Página 171)







UN LUGAR A DONDE IR

Un lugar a donde ir, es la continuación de la serie que tiene como protagonista a la teniente de la Guardia Civil Valentina Redondo y a Oliver Gordon, un inglés de ascendencia española que ha venido a la zona tras heredar una vivienda de su madre que ha transformado en un pequeño hotel.
Aunque sea continuación de Puerto escondido, aquella primera novela en la que aparecían los personajes, puede leerse de modo totalmente independiente, puesto que fue un caso que como tal quedó totalmente cerrado y las pistas para recordar aquellos sucesos a los que como yo tienen memoria de pez o para los que se incorporan por primera vez a la serie, se nos dan a través de la novela.


Lo que si podemos encontrar es una evolución frente a la anterior, porque si en Puerto escondido podíamos encontrar una novela con una buena parte de ella en el pasado, un pasado que nos devolvía a nuestra guerra civil, por lo que en cierto modo tenía una parte importante de novela histórica, en Un lugar a donde ir la autora ya se ha decantado totalmente por el género negro, por más que tenga unos toques que nos lleven al pasado, en este caso a la Edad Media. Pero son unas simples pinceladas que sirven para enriquecer la lectura, pero no para que podamos dudar de si se trata o no de una novela de género negro.
De todos modos, el gusto de María Oruña por el pasado es muy evidente, como lo demuestra que, policía aparte, los protagonistas de esta historia sean arqueólogos, historiadores, geólogos y científicos, auténticos detectives de la historia a la que tratan de arrancar sus secretos.

Nördlingen (Baviera)
Junto a los protagonistas humanos, el otro gran protagonista de la historia son sus localizaciones, los paisajes a los que nos transporta. Porque no se trata en esta ocasión únicamente de Cantabria (Suances, Comillas y Santillana del Mar aparecen repetidamente junto a alguna otra localización como la del Valle de Ansó en esta novela). También viajaremos hasta Baviera para conocer Nördlingen, una ciudad que conserva su carácter medieval y que fue construida en el interior de un cráter.
O nos trasladará a una espectacular cueva en Potosí (México) la del sótano de las golondrinas. Aunque no será la única cueva que visitaremos, pues también nos llevará a visitar unas cuantas en Cantabria (además de la cueva de Altamira) como las cuevas del Monte del Castillo (en Puente Viesgo) o la de Cullalvera (en Ramales de la Victoria)

Además de ese toque histórico que da a sus novelas, la gran diferencia de Un lugar a donde ir con otras novelas negras, es que abandona el mundo urbano de las grandes capitales para llevarnos a una ambientación rural. Tal vez por ello la protagonista sea una Guardia Civil, que es la encargada de las investigaciones en ese medio.

Sótano de las Golondrinas
A diferencia también de Puerto escondido en la que el papel protagonista de Valentina Redondo era evidente pero no tan importante, en Un lugar a donde ir ya es innegable. Aunque haya otros personajes importantes, al final es ella la gran protagonista, la encargada de que todas las piezas encajen en su lugar. Como no podía ser de otra manera, con esa obsesión que tiene por el orden y el método. Algo que sin duda llama de ella mucho la atención, aunque no tanto como su mirada, con esos ojos de un color diferente.
He aquí una buena definición del carácter de Valentina Redondo, proporcionada por Clara Múgica, la forense y amiga de Valentina:
«La teniente Redondo era la mujer más metódica, disciplinada e implacable que había conocido nunca. Había algo enfermizo en su obsesión por entender y controlar todo lo que estaba a su alcance, pero Clara sabía que aquello formaba parte de su forma de ser y de afrontar la vida.
(…)
Pero no era su fortaleza, sino su determinación, la que hacía que Valentina fuese realmente valiosa en su trabajo». (Página 353)


Cueva de Cullalvera (Ramales de la Victoria)
En definitiva, Un lugar a donde ir es una novela negra que nos habla de algo que tienen en común buena parte de los protagonistas de la misma: el afán de conocimiento, el saber como motor y combustible para unas vidas que sin él no tendrían sentido:
«Es algo que va conmigo, es a donde me dirijo constantemente, al lugar al que siempre voy: el conocimiento. Eso es lo que codicio.-Un buen lugar a donde ir-¿Acaso tu no persigues lo mismo?»


La narración transcurre en varios planos temporales. Por una parte la actualidad. Por otra se remonta al pasado de los protagonistas, desde el momento en que se conocieron, para ir avanzando hasta la actualidad. De ahí que como lectores conozcamos hechos que la teniente Valentina desconoce.
Por otra parte, salpicados por la narración, van apareciendo fragmentos de las reflexiones del Viajero del Sótano de las Golondrinas. Por eso, parte de la trama está al descubierto para el lector, que muy bien puede sospechar parte de la solución al enigma de los asesinatos, aunque queda lo más importante: el por qué. Y eso es lo que nos irá desvelando la novela según vayamos adentrándonos en el mundo de la mujer asesinada.












IMPRESIÓN PERSONAL

No me ha defraudado María Oruña tras el éxito Puerto escondido con su nueva novela. Bien es cierto que a mí de siempre me han encantado las cuevas y que visité la de Cullalvera que se menciona en esta novela. Tal vez por eso, pueda empatizar con esos protagonistas hechizados por el encanto de las mismas (aunque a mí que me olviden de hacer espeleología)
No busquéis en esta novela un ritmo vertiginoso, porque no lo tiene y, pese a que la acción transcurra en realidad en poco más de tres días, no he sentido en ningún momento una acción acelerada. Tal vez porque su protagonista, Valentina Redondo no lo es.

Se nota que la novela está escrita por una mujer. Sí, hay mujeres que escriben novela negra al estilo de los hombres, y otras que ponen un toque femenino en ellas. Nada tiene que ver en ello el que la protagonista sea femenina, sino más bien en la importancia y en el modo de narrar las tramas “domésticas” de los personajes. Este último es el caso de María Oruña. El modo en que está narrada la relación entre Oliver y Valentina, los detalles de la misma, solo pueden salir de los dedos de una mujer, capaz como nadie de desnudar los sentimientos del alma humana.









El día 22 tuvo lugar en Madrid un encuentro bloguero con María Oruña. Tras él, tuve una pequeña entrevista con ella. El resultado, con preguntas diferentes a las que se plantearon en el encuentro, lo puedes ver pinchando en la foto o AQUÍ.





VALORACIÓN: 8/10




Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ

Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:

                 


8 comentarios:

  1. A mí me ha encantado Pedro, es una novela serena para disfrutar y yo lo he pasado en grande descubriendo un montón de cosas que no conocía.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Estoy deseando ponerme con ella. A ver si me llega y os cuento.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con la impresión personal, porque quiero leerlo pronto, me alegro de que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Una novela que se está llevando buenas críticas y un montón de reseñas por todas partes. Sin duda alguna es uno de los libros del año.

    Un besito.
    Yolanda ❤ ❤ ❤

    ResponderEliminar
  5. Pues es la primera reseña que leo de esta segunda parte y veo que sigue a la altura del anterior...yo aún tengo que leer "Puerto escondido" pero detrás seguro que leo esta ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Voy casi de refilón que lo tengo por leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues la tengo en la estantería esperando y me dejas con ganas de ponerme con ella.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué ganas le tengo! Si viajé a Cantábrica este verano siguiendo la ruta de esta novela, veo que ahora voy a tener que ahorrar mucho como también me encante la secuela para poder conocer sus escenarios ¡¡ja, ja, ja!!. Gracias por la reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Analytics