domingo, 31 de marzo de 2013

CRIADAS Y SEÑORAS (KATHRYN STOCKETT)


Saltando las barreras que impiden la convivencia





DATOS TÉCNICOS

Título: Criadas y señoras
Autor: Kathryn Stockett
Editorial: MAEVA
Encuadernación: Tapa blanda
Título original: The help
Páginas: 512
PVP: 20 €
Edición de bolsillo: 10 €



Éste era uno de esos libros que estaba ansioso por que llegara mi turno para leerlo, primero por los maravillosos comentarios y recomendaciones que de él había leído. Una ansiedad que aumentó cuando vi que Criadas y señoras conseguía hacer renunciar a mi mujer, como os he comentado en otras ocasiones una crítica implacable poco dispuesta a dejarse cautivar por cualquier lectura,a su programa favorito.¡Eera capaz de no ver Pasapalabra!, el único programa que ve en televisión, para seguir leyendo.
«¡Qué película más buena podría salir de este libro!» me decía. Un comentario reservado a muy pocas novelas De hecho he podido leer que Dreamworks tconvitrió la película en libro. Pero esa es otra historia.


KATHRYN STOCKETT

La autora del libro es Kathryn Stockett. ¿Que no te suena? Normal, pues salvo sus familiares y amigos, pocos más podían conocer a Kathryn Stockett antes de la publicación de Criadas y señoras, que es su primer libro.
Kathryn.Stockett sabe de lo que nos habla en esta novela, pues nació (en 1969) y se crió en Jackson, Mississippi, donde al igual que ocurre en el libro y como en tantas familias de la zona, fue criada por una sirvienta (iba a decir criada pero resultaría redundante) negra.
Sin embargo como ella misma dice «me da vergüenza confesar que tardé veinte años en darme cuenta de cómo era la situación en mi infancia. Demetrie (la sirviente negra que la crió) era parte de mi familia, pero usaba un aseo fuera de.la casa».

De esta experiencia provienen algunos de los pasajes de este libro. Alucinante, increíble, esa historia de la colocación de aseos fuera de la casa para uso exclusivo del servicio, porque de todos era conocido que los negros no paran de transmitir infecciones y compartir los aseos era un riesgo inaceptable.



CRIADAS Y SEÑORAS: LA NOVELA

* Argumento

Pese a ser la novela de una debutante, en apenas dos semanas se había colocado ya en las listas de libros más vendidos y en dos meses vendió doscientos cincuenta mil ejemplares, clara señal de que algo ha de tener este libro para cautivar al público.

Nos va a contar la historia de Skeeter, una chica de veintidós años, que tras terminar sus estudios en la Universidad de Mississippi, regresa a su casa en el pueblo de Jackson. Pero no quiere regresar para convertirse en lo que su madre y muchas de sus amigas esperan de ella, en un ama de casa casada con un buen partido y con tiempo para disfrutar de sus amigas. No, ella quiere otra cosa, ella quiere trabajar. Y lo que más le atrae es la escritura.
Por eso se anima a presentarse en el periódico local, donde consigue trabajar por un mísero sueldo (la verdad es que el dinero es lo de menos pues vive del dinero que le dan sus padres con los que vive) redactando una columna de consejos prácticos para la casa, algo de lo que no tiene ni la más mínima idea. No por ello renuncia a esa oportunidad, por lo que tiene la ocurrencia de servirse de la ayuda de Aibileen, la criada negra de una de sus amigas.
Pero la relación que comienza como algo transitorio y únicamente por sacar adelante una columna personal, termina derivando a una relación personal mucho más profunda, a darse cuenta de que el mundo de relaciones en el que vivía no es real, que junto a los ricos, hay seres humanos que los están sirviendo y que también tienen sentimientos.
Todo ello derivará en un gran proyecto: escribir un libro. Un proyecto que puede costarle la vida a todos los que participan en él.



* Estilo y otros detalles

Hay un punto que irremediablemente no voy a poder juzgar, porque lo que he leído no es la novela original sino la traducción, algo que en este caso cobra sin duda mucha importancia, porque tendré que fiarme de la habilidad del traductor para mostrarnos lo que es un dialecto, un habla muy peculiar como el de las criadas sureñas, algo que sólo podrán disfrutar los que dominen el inglés.
No sé si será un topicazo la solución que ha dado el traductor, recurriendo a acortar las palabras suprimiendo letras finales y acentuándolas, pero por lo menos nos da un doble nivel de lenguaje, el de la gente fina, y el de la gente llana del pueblo.

Otro punto por lo menos curioso del libro, es que igual que estamos acostumbrados aunque no abunden a ver películas que nos muestran la creación de una película (cine dentro del cine), no recuerdo yo ninguna novela que trate sobre la creación de un libro que es justamente el que tenemos en nuestras manos. No me estoy refiriendo al típico libro en que el protagonista nos hace llegar sus memorias o en el que se nos muestra un manuscrito que alguien encontró y narra las peripecias de un protagonista.
No, aquí en el fondo es un libro sobre cómo llegó a escribirse Criadas y señoras. Y aquí encontré un detalle curioso, porque originalmente el libro tiene otro nombre: The help, la ayuda. No sé si con esto quería referirse la autora al socorro que las mujeres se dan entre sí, o “La ayuda” hace referencia a las propias criadas, porque no sé si es válida en Estados Unidos la frase que aquí utilizamos a veces para designar al servicio doméstico como “la mujer que viene a ayudarme a casa”.
Pensaba que como en múltiples ocasiones, los editores se habían sacado de la manga un nombre, así como una portada que no me parecía de lo más adecuada, pues si leéis el libro, veréis como parece mucho más adecuada una tarta. Y sin embargo, todo obedece a una cita del propio libro, en el que describe cómo es la portada del libro:
«La portada es de un suave color pastel, y en ella parece un plato de galletas, como los que suelen tomar nuestras señoras con el té. El título, Criadas y Señoras, aparece en la cubierta con llamativas letras rojas» (Página 422)


* Personajes

Criadas y señoras está narrado en primera persona, si bien no se trata de un narrador, sino de tres narradoras, las tres mujeres protagonistas del libro, que una detrás de otra nos van contando los acontecimientos siempre desde su punto de vista, pues los hechos afectan a cada una de una manera.

- Miss Skeeter
Su verdadero nombre es pero, no nació hermosa y su hermano Carlton nada más verla dijo:
«No es un bebé, ¡es un Skeeter! Y desde entonces se me quedó el nombre. Vine al mundo alta, con las piernas largas y delgadas como las de un mosquito». Skeeter es un término coloquial que significa “mosquito” y se utiliza para referirse a las personas muy delgadas (N del T) (Página 66).
Un metro ochenta era mucha altura para aquella época y eso unido a cierto aire desgravado la hace sentirse acomplejada en sus relaciones con el sexo opuesto, para desesperación de su madre que lo único que quiere es verla casada.
No deja de ser un alterego de la autora del libro, que llega a darse cuenta de que la realidad no es como siempre la había visto.

- Aibileen
Es la encargada de cuidar de Mae Mobley, la niña de Miss Leefolt, amiga de Miss Skeeter. Lo suyo es vocacional, pues a sus cincuenta y tantos años, ya ha tenido diecisiete hijos, porque como a tales considera a todos los niños que ha cuidado, o sería más correcto decir, que ha criado. Suyos no tuvo más que uno que murió en un accidente, por lo que aún se vuelva más en los críos que cuida.
Pero no se queda en ninguna de las casas en las que ha criado niños, pues no soporta ver cómo cuando crecen se transforman en lo mismo que sus padres y todo el amor que la manifestaron, por encima de barreras culturales y raciales, se viene abajo en un mundo cargado de prejuicios.
Una auténtica maestra con los niños: «Se me daba bien hacer que los niños sse sintieran orgullosos de si mismos» (Página 165)


- Minny
Una mujer que es todo carácter, lo cual no para de traerle problemas al no poder contener la lengua frente a sus empleadoras. Pero esa fuerza de carácter se disuelve como un azucarillo frente a su marido, que la maltrata.
Se ve envuelta en una angustiosa situación cuando le es negado el trabajo en la ciudad al correrse la voz de que es una ladrona, por lo que solo puede finalmente trabajar en casa de una blanca que también es marginada por el resto de la comunidad por no ser de allí y vivir de otra manera.



IMPRESIÓN PERSONAL

La acción transcurre como dice en la contraportada y en todas las sinopsis que podéis encontrar, a principios de los años sesenta. Claro que mi primera cuestión fue ¿De qué años sesenta, 1960 ó 1860? La situación que se nos cuenta es tan increíble, que no parece propia de finales del siglo XX, sino muy anterior. Por lo menos increíble desde nuestra realidad española, en que las criadas sí, serían las chachas y habría clasismo, pero no toda una serie de leyes raciales intentando conseguir una separación absurda, colas para blancos, colas para negros, asientos para blancos, asientos para negros…
Y lo más absurdo de todo es que aquellos negros a los que separaban porque podían transmitirles todo tipo de enfermedades, aquellos negros que despreciaban, eran al mismo tiempo a los que confiaban la educación y el cuidado de sus hijos ¿?

Cito algunas de las leyes que se citan en el libro, provenientes de Compilación de Leyes de Jim Crow para los estados del Sur y que estuvo vigente hasta 1965 en algunos estados del sur. Como dice la autora en el libro, «las leyes no son amenazantes ni amistosas, simplemente describen la realidad» (Página 190)
-Nadie puede pedir a una mujer blanca que amamante a su hijo en salas o habitaciones en las que se encuentre un negro.
-Una persona blanca sólo puede contraer matrimonio con alguien de su misma raza. Cualquier unión conyugal que viole esta prerrogativa, será considerada nula
-Ningún peluquero de color puede cortar el pelo a mujeres o niñas blancas.
-El oficial al cargo no puede dar sepultura a una persona de color en terrenos que han servido de enterramiento a personas blancas.
-Las escuelas para negros y para blancos no pueden intercambiar libros. La raza que primero usó unos libros, deberá seguir usándolos.

¿Lectura para mujeres? Lo cierto es que llevo una racha en que parece que vienen a mis manos este tipo de libros. Mi consejo es: deja que salga el lado femenino de tu personalidad y disfruta de la sensibilidad de estas autoras.
Y es precisamente en este punto en el que encuentro el fallo más significativo de esta novela: la ausencia de personajes masculinos relevantes. Es un fallo que comparten este tipo de novelas Lo que me queda por vivir de Elvira Lindo, El jardín Olvidado de Kate Morton, libros con unos personajes femeninos de gran personalidad y perfectamente descritos, pero en que los personajes masculinos brillan por su ausencia o lo poco que aparecen son totalmente negativos.

En algunos momentos, Criadas y señoras parece estarse desarrollando en una sociedad sin hombres, o en la que éstos sólo tienen un papel reproductor o de llevar dinero a casa. Apenas aparece el padre de Skeeter, el marido de Minny sólo brevemente y como un maltratador, el novio de Skeeter es en realidad un egoísta y narcisista que sólo mira por sus intereses sociales, y los maridos de las mujeres que contrataron a las dos negras protagonistas, casi ni existen.
Otro de sus defectos es un cierto maniqueísmo, pues las mujeres o son muy malas o son muy buenas.

Quedan no obstante estos defectos compensados por las otras virtudes de la novela.
Como por ejemplo el optimismo y el sentido del humor que destilan algunos de sus personajes:
- «¡Estos blancos! ¡Todo el santo día preocupándose de si son felices!» (Página 58)
- «¡Había leío un libro que se llamaba El Hombre invisible. Cuando lo terminó, dijo que iba a escribí sobre como es la vida de un negro que trabaja pa los blancos en Mississippi»
(Página 58)

Pero sobre todo, a pesar de lo duros que podrían ser los hechos que se nos cuentan, prevalece el optimismo, un claro deseo de poder derribar las barreras que artificialmente nos separan, barreras que en algunos casos ni siquiera somos conscientes de estar levantando a nuestro alrededor. Creo que ese era el objetivo de la autora al escribir el libro, como pone en boca de sus personajes:
«¿Acaso no es este el objetivo del libro? ¿que las mujeres no demos cuenta de que somos personas y que hay pocas cosas que nos diferencien las unas de las otras? Al menos no tantas como pensamos» (Página 450)

Todos nos parecemos más de lo que pensamos y este libro puede contribuir a que nos demos cuenta de ello. Si lo consigue, habrá cumplido con su objetivo, y los que lo hemos leído, podremos dar un paso adelante para ser mejores personas.
Por todo ello, a pesar del defecto antes reseñado, doy las cinco estrellas a este libro y os recomiendo su lectura. Porque además, el ritmo es muy ágil y me dejó enganchados  desde las primeras páginas. No podrás parar de leer atrapado en una intriga que va cada vez a más.

Criadas y señoras es un cántico a la amistad por encima de cualquier tipo de condicionamiento. Hoy día con un mundo cargado de sentimientos de odio, en que las diferencias no sirven para unir sino para separar, este tipo de lecturas son muy de agradecer.




PELÍCULA VERSUS LIBRO


Si algo cabe esperar de una película americana con presupuesto, es que la ambientación sea muy buena. Y evidentemente en este caso está logradísima, con esa estética de los años sesenta, tan peculiar, tan colorida y tan llamativa que es recogida en numerosos bares o restaurantes a los que se quiera dar un aire estadounidense. Es esa estética de colores pasteles, peinados imposibles y unos coches que ya no pueden encontrarse más que en museos o colecciones particulares. No es el único motivo por el que merece la pena ver la película, pero es un aliciente más.


Quizás uno de los puntos más delicados al trasplantar un libro a imágenes el el casting para sus personajes. Creo que los lectores de Millenium, todavía estamos maldiciendo ese casting, que al margen del hallazgo de una Lisbeth Salander perfecta, tiene un protagonista que es cualquier cosa menos la bomba de atractivo que se describe en el libro.

Puedo decir de antemano que uno de los grandes aciertos de la película está en la selección de todos los actores. Para mí, todos desconocidos, pero que consiguen hacer totalmente creíble la película y emocionar a los espectadores. Hablaré un poco de ellos cuando trate de los personajes.

Uno de los pocos defectos que reseñaba en el libro, era lo flojos que eran los personajes masculinos. Decía a propósito del libro que en algunos momentos, Criadas y señoras parece estarse desarrollando en una sociedad sin hombres, o en la que éstos sólo tienen un papel reproductor o de llevar dinero a casa. Apenas aparece el padre de Skeeter, el marido de Minny sólo brevemente y como un maltratador, el novio de Skeeter es en realidad un egoísta y narcisista que sólo mira por sus intereses sociales, y los maridos de las mujeres que contrataron a las dos negras protagonistas, casi ni existen.
Si en el libro la presencia masculina era mínima, en la película es aún más minimalista, pues se recorta de tal manera la presencia masculina, que el marido maltratador de Minny se nombra pero ni aparece, Stuart el novio de Skeeter tiene unas apariciones tan breves, que su reacción final no es demasiado comprensible para el que no haya leído el libro y el propio padre de Skeeter apenas tiene algún plano en la pantalla.


Como dato curioso, decía también a propósito del libro que pensaba que como en múltiples ocasiones, los editores se habían sacado de la manga un nombre, así como una portada que no me parecía de lo más adecuada, pues si leéis el libro, veréis como parece mucho más acorde una tarta. Y sin embargo, todo obedece a una cita del propio libro, en el que describe cómo es la portada del libro.
Y sin embargo en la película no hay tal imagen, sino un libro de color azul también titulado "The Help"Sigo sin tener claro cuál es el mejor título, si Criadas y señoras o el original The help, la ayuda. Porque no sé si con esto quería referirse la autora al socorro que las mujeres se dan entre sí, o “La ayuda” hace referencia a las propias criadas, porque no sé si es válida en Estados Unidos la frase que aquí utilizamos a veces para designar al servicio doméstico como “la mujer que viene a ayudarme a casa”.


Como curiosidad, en Francia se han decantado por Le couleur des sentiments (El color de los sentimientos), un título completamente distinto pero que refleja muy bien de qué va la película, una película de sentimientos y en el que el color de la piel tiene importancia para muchas cosas, pero no para que las almas puedan sentir y comunicarse.



No es una película perfecta, de hecho su comienzo es un tanto premioso, pero se le aproxima mucho y, teniendo en cuenta la zafiedad y la falta de ideas que sufrimos en la cartelera actual, es más que recomendable asistir a este desborde de sentimientos. Aunque por sentimientos no penséis solamente en que se pueda escapar alguna lagrimita, que también, sino en todo tipo de sentimientos, incluidos el de la alegría y la diversión. Porque Criadas y señoras tiene momentos muy divertidos en los que el cine entero no paraba de reír.



VALORACIÓN: 10/10




Puedes ver el trailer de la película aquí:



                     Domingos de cine (7)




jueves, 28 de marzo de 2013

EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA (SARAH LARK)

Algo así como el amor, algo así como el odio


FICHA TÉCNICA


Título: En el país de la nube blanca
Autor: Sarah Lark

Editorial: ZETA BOLSILLO, 2013
Encuadernación: Formato maxilujo con sobrecubierta
Páginas: 752
PVP: 14,00 €



En el país de la nube blanca es uno de los mayores éxitos de ventas de los últimos tiempos. El libro que yo he leído ponía en su portada que se trataba de la octava edición, pero ya he visto en las librerías otro que indica que es la novena edición con una franja que indica que ya ha sido leído por dos millones de personas, un auténtico bestseller por tanto. Y de eso ya ha pasado un tiempo.

Sin embargo, he de reconocer que tuve series dudas a la hora de comenzar la lectura, porque sus setecientas cincuenta páginas hacen que no se trate precisamente de una novelita. Y el problema es que leído de todo de ella, pero en ningún caso mostrando un excesivo entusiasmo a favor, como si se tratase de un libro aburrido, u otras cosas peores que he leído (aunque tengo la impresión de que en alguna de estas opiniones negativas, su autor no se ha leído el libro y habla de oídas, porque lo que dice y la realidad del libro son cosas distintas)



Forma parte de lo que hasta ahora es una trilogía compuesta por:
-En el país de la nube blanca
-La canción de los maoríes
-El grito de la tierra





«Una capa blanca de algodón extendida a lo largo ocultaba la vista de la tierra. Si los marineros no hubieran asegurado a los viajeros que la isla del Sur se ocultaba ahí detrás, el fenómeno de la nube no habría despertado especial atención.
Sólo cuando se acercaron a la costa, se fueron dibujando las montañas en la niebla, peñas de contorno escarpado, tras las cuales se amontonaban de nuevo las nubes. Era algo raro, como si la montaña estuviera suspendida en un blanco luminoso de algodón.
» (Página 121)


Esta es la presentación que la autora nos hace de Nueva Zelanda, el país de la nube blanca, como reza el título del libro. Nueva Zelanda, un país del que aparte de que se encuentra en las antípodas y tiene una prodigiosa y prestigiosa selección de rugby (que por cierto acaba de ganar el campeonato del mundo), famosa por sus jugadores, parte de ellos descendientes de los legendarios guerreros maorís.
Conocer algo más sobre este pueblo era suficiente atractivo como para embarcarme en la aventura de leer este libro. A fin de cuenta, mayor aventura fue la suya cuando se embarcaron en siete grandes canoas para trasladarse desde el paraíso de Hawai y desembarcar en esta gran isla que hoy conocemos como Nueva Zelanda. Siete canoas que dieron origen según sus leyendas a las siete tribus originales que formaban el pueblo maorí. Maorí, que en su lengua significa normal, común. ¿En contraposición con los pueblos occidentales que luego les invadieron?
En realidad la presencia extranjera en Nueva Zelanda es muy tardía. De hecho la colonización comenzó hacia 1830 y en 1840 se firmó el tratado de Waitangi, por el que se convertía en una colonia del imperio británico. Un tratado del que se habla en el libro y que hoy día sigue siendo motivo de controversia.



HISTORIA DE DOS MUJERES


En El País de la Nube Blanca vamos a conocer parte de la historia de Nueva Zelanda a través del relato de la vida de dos mujeres cuyas vidas se cruzaron en un barco camino a esta tierra. Dos mujeres muy distintas, no solo por su proveniencia de estratos sociales muy distintos, sino por su propio carácter. Lo cual no es óbice para que la soledad y la necesidad las lleven a unirse para luchar contra la adversidad.
Aunque quizás lo que más las une es una decisión sorprendente, pues ambas deciden viajar hasta Nueva Zelanda, una tierra en el otro extremo del mundo al que con suerte se tardaban tres meses en llegar, para contraer matrimonio con unos hombres que no conocen.

* Helen
Es una institutriz que trabaja para una noble familia, pero que ve como el tiempo y su vida va pasando. Tiene ya más de veinte años y la posibilidad de encontrar un hombre con el que formar una familia se está convirtiendo ya en una misión imposible. Y eso es lo que ella más desea, formar una familia propia y educar a sus hijos. Pero sin ningún tipo de dote, manteniendo con su trabajo a unos hermanos que están estudiando (más bien haciendo de que estudian), se ve condenada a no poder lograr nunca sus deseos. Por eso cuando en una hoja parroquial ve la solicitud de mujeres para viajar a Nueva Zelanda y contraer allí matrimonio, no se lo piensa demasiado, sobre todo desde que recibe una preciosa carta de alguien solicitándola en matrimonio.
El costo del pasaje no va a ser un problema, pues la propia institución religiosa se lo costeará para que se haga cargo de seis niñas huérfanas que han sido solicitadas allí para trabajar.



* Gwyneira
Llamémosla Gwyn, como ella se presenta a todos. Es todo lo contrario que Helen, pues ella pertenece a una familia aristócrata, por más que el origen de su riqueza sea la lana de las ovejas. Está destinada a ser una “lady”, a casarse con alguno de los gentleman de la zona. Algo que está muy lejos de sus deseos, pues los ve a todos como hombres muy aburridos, muy estrictos, muy formales, cuando lo que a ella le gusta es estar al aire libre, montar a caballo, pastorear las ovejas con su perro. La economía doméstica, la colocación de las mesas para una cena, la organización de las comidas, el cuidado de los jardines, la charla intrascendente a la que estaría obligada si se casa con un hombre de las características que se espera para ella, está muy lejos de sus deseos.
Por eso cuando un rico hombre, un barón de la lana procedente de Nueva Zelanda la solicita en matrimonio par su hijo, no se lo piensa dos veces, atraída por una vida de supuestas aventuras y acepta la propuesta.

* Helen versus Gwyn
Desde el primer momento tienes la sensación de que estas mujeres fueron cambiadas en sus cunas en el momento de nacer. Porque en el fondo Helen ha nacido para ser una lady. Lo suyo son las buenas formas, los modales, la formalidad, la organización de la casa, la vida social en una ciudad. Algo que está muy lejos de sus posibilidades.
Por contra Gwyn odia todo eso. Ella quiere una vida al aire libre, sin la rigidez ni las formalidades que se le presuponen a una lady, sin tanta etiqueta. Una vida en la que poder montar libremente y sin cortapisas a su caballo, en el que disfrutar con Cleo, la mejor perra ovejera.
Sin embargo, cada una ha de conformarse con la vida que le ha tocado vivir.


* Otros personajes
No son los únicos personajes importantes que nos vamos a encontrar en la novela y, al contrario que en muchas otras novelas protagonizadas por mujeres, nos encontraremos con personajes masculinos de notoria personalidad como Gerald, el barón de la lana que lleva a Gwyn a nueva Zelanda, su hijo Lucas al que todos catalogan de blando (la sensibilidad y la homosexualidad en un mundo rudo y primitivo no eran por supuesto admitidas), Harold el rudo granjero esposo de Helen o McKenzie el capataz del rancho al que ha llegado Gwyn.




IMPRESIÓN PERSONAL


Cuando me he parado a analizar la novela una vez concluida, me he encontrado con que tiene en su contra unos cuantos puntos:

- Superficialidad: Parece mentira que a lo largo de casi ochocientas páginas se profundice tan poco en un mundo tan interesante y tan virgen como el que se presenta en esta Nueva Zelanda. De hecho, si nos atenemos solamente a lo contado en el libro, parecen los maoríes un pueblo casi pacífico, con solo algún conato de rebeldía.
Nada más lejos por lo visto de la realidad, pues este fue un pueblo guerrero, con constantes luchas tribales hasta que llegaron los primeros colonos. Un pueblo que por cierto estuvo al borde del exterminio tales fueron las matanzas perpetradas por los blancos allí.
A pesar de ello, si podemos hacernos una idea de cómo fueron aquellos primeros años con ciudades diminutas, granjas muy aisladas unas de otras y de enormes dimensiones en tierras “compradas” por cuatro perras a los nativos. También se nos habla aunque sea de pasada de la caza de ballenas y de focas o de la fiebre del oro que se desató.

- Personajes casi de cartón piedra: Es una consecuencia más de la superficialidad antes mencionada. Da la impresión de que cada uno de los personajes es un estereotipo: la institutriz defensora de los valores de la nobleza, la joven lady (que sin embargo añora una vida más vulgar), el rico ganadero, el rudo vaquero, la prostituta de noble corazón, el predicador sin corazón, etc.
No llega al extremo de otras novelas de ser unos personajes de cartón piedra completamente planos a lo largo de todas sus páginas, pero me quedé con la sensación de que podía habérseles sacado más provecho.

- Desigual reparto de los personajes: Cuando se te presentan dos personajes principales, cuyas vidas van cruzándose a lo largo de toda la novela, piensas que va a haber un reparto más o menos equitativo de su importancia. Pero según va avanzando la novela, el personaje de Helen pasa a ser más secundario, cuando quizás era un personaje muchos más interesante que el de Gwyn.
Cuando lo analizas, el tema está claro y es que la trama amorosa no puede avanzar por ese lado, de ahí que termine desequilibrándose.


- Altibajos en el ritmo: Tratándose de una novela de tantas páginas, es algo lógico. Pero es justo advertir que tras un primer tercio de arranque espectacular, hay un valle hacia el medio de la narración, que eso sí remonta hacia un final vibrante.

- Insuficientes explicaciones: Todo el libro tiene un misterio: la relación de amor odio entre el suegro de Gwyn y el marido de Helen. Cuando se nos cuenta el por qué de ese odio mutuo, el tema no queda demasiado claro y se resuelve con muy poco detalle.


Con todo lo que he dicho, puede parecer imposible que me haya gustado el libro y nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que me da rabia de que no haya sido mejor de lo que podía haber sido, porque tanto la temática como los personajes y temas propuestos son muy interesantes. Vence al final no obstante el lado positivo:

- El primer tercio de la novela es espectacular: Probablemente lo mejor de todo el libro sea la decisión de dos mujeres de diferente extracción social, de liarse la manta a la cabeza y partir al lado opuesto del mundo en busca de una felicidad que están convencidas que no van a poder encontrar si se quedan en su tierra. Es comienzo, el viaje en barco y su posterior llegada a Nueva Zelanda, constituyen un arranque que te deja clavado al libro.

- La historia es entretenida: A pesar de sus altibajos, es entretenida, porque si no, no podrías ser capaz de leerte su casi ochocientas páginas a un ritmo rápido.

- Las doscientas páginas finales son vertiginosas: Las leí a un ritmo impresionante, como si de una buenísima novela de intriga se tratase, llegando a un final razonable.

- Novela de mujeres con presencia masculina: Me encantan las novelas que tienen a mujeres por protagonistas y nos hablan de sus relaciones. Pero estas novelas suelen adolecer de la falta de personajes masculinos de cierta entidad en las mismas, como si los varones no existiesen. En El País de la Nube Blanca, aunque no tengan tanto desarrollo, podemos encontrar unos cuantos personajes masculinos de cierto nivel.



Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles




Valoración: 7/10




Puedes ver más novedades 2013 en edición de bolsillo pinchando AQUÍ

martes, 26 de marzo de 2013

EL RETRATO (PEDRO MIGUEL LAMET)





FICHA TÉCNICA

Autor: Pedro Miguel Lamet
Título: El retrato
Editorial: La esfera de los libros
Páginas: 440
PVP: 22 €









Estamos en tiempo de Cuaresma, tiempo de preparación para recordar la pasión y la muerte de Jesucristo. Por eso he querido rescatar para esta Semana Santa una reseña acorde con el tiempo litúrgico en el que estamos.
Creyente o no, este libro es una gran aproximación a la figura histórica de Jesucristo. El hecho de que su autor sea Pedro M. Lamet, director del semanario "Vida nueva", es una garantía de un correcto tratamiento en el mismo del tema religioso.


AUTOR

El autor es Pedro Miguel Lamet, que como nos dice en la contraportada interior del libro, nació en Cádiz en 1941 y ha publicado más de treinta libros de muy diversos géneros, desde la poesía a la novela, pasando por la historia, el mensaje y el periodismo de investigación. 

Además es director del semanario Vida Nueva y conocido columnista de diversos periódicos, emisoras y revistas.




ARGUMENTO


El emperador Tiberio, refugiado en sus últimos días de Capri, desde donde dirige el Imperio Romano, envía al tribuno Suetonio, historiador y poeta en una misión secreta a Palestina, para así poder recibir informes fidedignos de las revueltas nacionalistas protagonizadas por los Zelotes, así como las actuaciones del prefecto Poncio Pilatos.
Comienza así para Suetonio, acompañado de Aristeo, un estudioso griego, Glauco, un antiguo soldado que estaba a sus órdenes y su esclava judía Raquel un doble viaje. Por una parte el viaje por la propia Palestina. Por otro un viaje hacia el interior de su alma en busca de la verdad.

En su viaje por Palestina, su concepción de la vida, la política y la religión va cambiando, pues va encontrándose como "al pueblo judío no se le puede comprender desligado de su historia, su único Dios y la fuerte conciencia de pertenecer a una nación como pueblo elegido" (Página 115).

Política y religión son casi una misma cosa para los judíos.

Pero dentro de esa religión judía, ve que hay distintos grupos, divididos y enfrentados entre sí; esenios, fariseos, zelotas y una casta sacerdotal que defiende a toda costa su poder.
Y en todos los grupos fanatismos, una creencia de estar por encima de los demás.
"Pese a su apariencia de sensatez. Sufría el mal de todos los fanáticos religiosos: sentirse en posesión de la verdad y odiar al resto de los creyentes" (página 82).

Y en todo este paisaje, poco a poco empieza a emerger la figura de Jesús, que acaba de ser muerto por crucifixión. Un personaje que en medio de estas confrontaciones político-religiosas, no puede dejar de llamar la atención pues su mensaje es totalmente distinto:
Es un agitador de conciencias. ¿Hay algo más revolucionario que intentar poner el mundo al revés: los pobres arriba y los ricos abajo, luchar con la no violencia, predicar la felicidad a los desgraciados y la gloria de los hambrientos, cautivos y encarcelados?


En su afán por conocer la figura de Jesús, va de un personaje a otro, de aquellos que realmente lo conocieron de primera mano, y así a lo largo de la novela, vamos conociendo las figuras de Zaqueo el publicano, Lázaro y sus hermanas Marta y María, Simón Pedro, José de Arimatea, Simón de Cirene, María de Magdala, Juan el de Zebedeo y María la madre de Jesús.

Se obsesiona con la existencia de un retrato de Jesús, que va persiguiendo a lo largo de toda la historia, aunque la gran realidad y el remate a toda la búsqueda, solo puede ser uno.
En palabras de María:
"A Jesús de Nazaret no se le puede ver solo con los ojos. Ni tampoco se le podrá estudiar con toda la ciencia y la sabiduría de los hombres, ni será posible pretender analizarlo desde fuera, como un personaje que vivió aquí conmigo y que murió crucificado en Jerusalén, un personaje histórico. A mi hijo solo se le puede contemplar con los ojos del corazón" (Página 383)




COMENTARIO FINAL

La trama de la novela, pequeña por otra parte, no deja de ser una excusa para mostrarnos algunos de los episodios más importantes de la vida de Jesús:-Jesús y la samaritana (página 40-44)
-Liberación de Barrabás en lugar de Jesús (página 56-57)
-Juan el Bautista (páginas 78-82)
-Bautismo de Jesús y primeros Apóstoles (página 98-102)
-Curación del criado del centurión (páginas 119-120)
-Curación de un tullido (páginas 120-121)
-Pesca milagros (página 122)
-Desarrollo del magisterio de Jesús (páginas 127-130)
-Las Bienaventuranzas (páginas 151-153)
-Resurrección del hijo de la viuda (páginas 160-162)
-Historia de Zaqueo el publicano (páginas 173-178)
-El buen samaritano (páginas 184-185)
-Resurrección de Lázaro (páginas 196-202)
-Las vírgenes prudentes y las necias (páginas 206-207)
-Nicodemo (páginas 221-224)
-Juicio de >Jesús por Pilatos (páginas 248-259)
-Prendimiento de Jesús y negaciones de Pedro (Páginas 279-285)
-Juicio de Jesús en casa de Caifás (páginas 290-296)
-Camino a la cruz y muerte de Jesús (Páginas 313-327)
-Resurrección de Jesús (páginas 338-342)
-La última cena ((páginas 354-366)


Y lo más importante de todo esto, el autor lo que intenta en todo momento es mostrarnos el ambiente histórico en el que se movía Jesús, permitiendo así conocer mejor su lenguaje el por qué de las parábolas, la incomprensión de todo por parte de sus discípulos.



IMPRESIÓN PERSONAL

Una novela interesante de leer, aunque en ningún momento es adictiva, pues la trama novelística como os apuntaba antes es mínima y bastante previsible, apenas una excusa para permitir al autor ir pasando de uno a otro personaje de la vida de Jesús.



Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.



VALORACIÓN: 7/10





Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ

lunes, 25 de marzo de 2013

AVANCE DE LA SEMANA (5)


Esta va a ser una semana muy programada, más que nada porque todas las reseñas están preparadas desde hace tiempo y programadas para saltar a la blogsfera. Mientras tanto yo estaré de vacaciones y prácticamente desenchufado del espacio internauta.

Espero que mis propuestas de esta semana sean de vuestro agrado, que las grandes novedades quedarán para la semana que viene. Una semana por cierto muy femenina.





Como estamos en Semana santa, para el martes una reseña sobre una novela que tiene a Jesús de Nazaret como protagonista. Se trata de El retrato de Manuel Lamet.






Para el jueves repesco todo un éxito internacional que podéis encontrar ahora también en edición de bolsillo. Se trata del que constituye la primera entrega de lo que hasta ahora es una trilogía con Nueva Zelanda como protagonista: En el País de la Nube blanca, de Sarah Lark.





Para domingos de cine un libro de cinco estrellas con una versión cinematográfica que no se quedó atrás: Criadas y señoras
La semana que viene tendremos:

Memorias de un sinvergüenza de siete suelas de Ángela Becerra, una divertidísima novela

Ellas también viven un libro de relatos cargado de sensibilidad femenina

El final del Ave Fénix que es lo que leeré esta semana santa

domingo, 24 de marzo de 2013

ANGELES Y DEMONIOS (DAN BRONW)


Estos días con el cónclave a cuentas, con la elección de nuevo Papa, han traído a la memoria de las televisiones viejas películas con las que ilustrar el tema. Así v fue rescatada del olvido para ser emitida el mismo día de la elección de Francisco I.
Sin embargo a mi la que me vino a mi memoria fue otra elección de Papa muy distinta y que evidentemnte, no era la más adecuada para reponer en televisión a propósito de las últimas noticias. Se trata de Ángeles y demonios basada, por no decir calcada de la noela de Dan Brown con el mismo nombre.






 


FICHA TÉCNICA

Autor: Dan Brown

Título: Ángeles y demonios

Editorial:
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas:
PVP:






ARGUMENTO


El Papa ha muerto y cuando va a producirse la elección del nuevo Papa, los cuatro cardenales favoritos para ser elegidos son secuestrados por los Iluminati, una antigua secta, que amenaza con ejecutarlos a las 8, a las 9, a las 10, a las 11 y volar el Vaticano a las 12 de la noche.
La explosión se realizará con un material robado del CERC, una pequeña cantidad de antimateria capaz de volar todo el Vaticano.
Para intentar solucionar la crisis, es llamado el profesor Robert Langdom, especialista en sectas.






LA NOVELA


Ante el arrollador éxito de ventas obtenido por El Código Da Vinci, se publicaron en España los primeros libros de Dan Brown. Ängeles y demonios es uno de esos libros y en el aparece por primera vez la figura del profesor Robert Langdom, protagonista de El Código da Vinci.

Si pensabas que dicho personaje no estaba bien desarrollado porque ya se había hecho en este primer libro, te equivocas.

El argumento (una intriga científica y religiosa) es menos disparatado y en algunos momentos hasta es entretenido, pero la capacidad de resolver las tramas no es el fuerte de Dan Brown. Vuelve a abusar del lector para intentar que se crea lo increíble (y no hablo de rollos científicos o pseudomísticos) con tal de solucionar los callejones sin salida en que el solito se mete en el argumento.

Resumiendo, primeras partes tampoco fueron buenas.






IMPRESIÓN PERSONAL


Aún no he conseguido recuperarme del monumental enfado y mosqueo que me llevé con El Código Da Vinci, devorando páginas y páginas para llegar a la resolución final de todo el enredo y encontrarme con un disparatado final.
Con todo, he de reconocer que aunque en muchos momentos el libro tenía postulados más falsos que la declaración de inocencia de un concejal de urbanismo, sabía captar la atención y mantenerte en vilo. Por eso le di otra oportunidad al autor con Ángeles y demonios.


Si pensaba que los personajes tenían poca profundidad porque ya se habían explicado en la primera obra y no era cuestión de repetirse, la primera parte demuestra la imposibilidad de esta repetición, pues los personajes son totalmente planos, más planos que una televisión de plasma.

La trama sin embargo me parece más interesante y menos disparatada. El argumento está bastante bien, pero poco antes del final se le acaba al autor la gasolina de la imaginación y exige al lector que se crea una situación imposible, tan imposible que ni en los más fantasiosos filmes de James Bond se han atrevido a plantear.






LIBRO VERSUS PELÍCULA



La película Ángeles y demonios está basada en el libro de igual título de Dan Brown. Sería mucho más correcto decir que más que basada, la película es el libro transformado en imágenes, por lo que probablemente sobre el término "versus" del título de este apartado.


Al igual que en El Código Da Vinci, el director se limita a seguir punto por punto el desarrollo del libro, excepto en la disparatada escena final (la del helicóptero), a la que los guionistas dan una solución racional, sin afectar el final del libro, confirmando lo que os decía antes: Dan Brown era el único responsable de meterse en un enredo y no saber salir de él.

Como el libro del que parte es mejor, el resultado final de la película es mejor, aunque no pase de un mero divertimento. Lo que han cambiado ha sido el hecho de que se haga pasar esta película como la continuación de El Código Da Vinci. No es ningún problema, pues solo tienen que mostrar la terrible dificultad y la consternación que tienen por tener que llamar al profesor Langdom después de la que lió.

Sigo sin ver que pinta un actor como Tom Hanks en esta producción. Me refiero que aparte de poner el cazo y hacer caja, es un desperdicio de talento por parte de este doblemente oscarizado actor. Porque es imposible dar profundidad a un personaje que no la tiene.
Y para eso, para echarse unas carreritas y poner cara de "que listo que soy", cualquier actor del montón vale.
Cierto que en el libro no hay tampoco mucha tensión sexual, pero también han convertido a los dos protagonistas en seres asexuados, que ni un hesito en la mejilla se dan en toda la película. Vamos, que hay más erotismo en Barrio Sésamo.
Unidle a eso que el profesor es más joven en el libro y la elección de Hanks es puramente comercial, no porque de el perfil del personaje.

Otra de las cuestiones que hacen que esta película sea más aceptable, es que los personajes, aún siendo de cartón piedra, están un poco mejor diseñados que en “El código Da Vinci”, con aquel matón albino del Opus Dei que no había quien se creyera.
Aquí todos los personajes están algo mejor definidos (lo del profesor yahe dicho que es un imposible), empezando por el camarlengo interpretado por Ewan McGregor, seguramente lo mejor de toda la película, si bien su personaje ha sido destrozado por el guión, cambiando totalmente su relación con el difunto papa, por considerar demasiado escandaloso las tonterías que en el libro se contaban sobre dicha relación que en lugar de ser de ¿sobrino? Era de padre a hijo.



Sin duda lo mejor de la película son las postales de Roma. Roma es espectacular, un lugar al que tengo muchas ganas de volver, y en sus escenarios se desarrolla la película, corriendo de un lado a otro de la misma sin parar, y te guste más o menos la película, sin duda te gustarán las imágenes.
Aunque también hay que decir que algunas de ellas tienen trampa, pues no obtuvieron permiso para filmar en todos los sitios, por lo que algunas localizaciones son decorados, muy conseguidos, eso si.
El Panteón, la Plaza de San Pedro, la Plaza Navona, el Castillo de Sant Angelo, son algunas de las postales que podremos disfrutar.


El ritmo de la película es vertiginoso, incluso demasiado vertiginoso a veces, pues no te da tiempo a asimilar ni comprender los razonamientos que llevan al profesor Langdom a continuar su loca carrera hasta la próxima postal.
Como no esperaba mucho de la película y menos después del fiasco de la anterior, le permite llegar al aprobado. 



A pesar de que diga que la película es pasable, lo que más me gustó de la misma eran las estampas de Roma, esas “postales de Roma” que decía en el título. Aunque quizás sea muy acertada la frase de mi mujer cuando criticando ella la película yo le decía: “Disfruta de las imágenes de Roma” y ella me dijo:
Para ver postales de Roma, prefiero ver un DVD de Roma.
Seguramente tenga razón y sea más positivo ver un DVD de Roma que esta película.



VALORACIÓN: 3/10



Podéis ver el trailer de la película aquí:




                  Domingos de cine (6)







viernes, 22 de marzo de 2013

SORTEO DE "EL CUMPLEAÑOS SECRETO" EN MOMENTOS DE SILENCIO COMPARTIDO




Probablemente uno de los libros más deseados en estos momentos sea El cumpleaños secreto, de Kate Morton. Una de las maneras de conseguirlo es participando en el concurso que han organizado en Momentos de silencio compartido.

Para hacerlo solo tienes que seguir las bases que puedes conocer pinchando AQUÍ.

Si te toca, participarás con tu reseña en La novela del mes, compartiendo las impresiones que el libro te ha producido con otros blogueros.

No se vosotros, pero yo me apunto




 Hay de plazo hasta el 27 de marzo para apuntarse.

jueves, 21 de marzo de 2013

EL MAESTRO DEL PRADO (JAVIER SIERRA)

Una visita guiada al Museo del Prado






FICHA TÉCNICA

Autor: Javier Sierra
Título: El Maestro del Prado
Editorial: Planeta, 2013
Encuadernación Tapa dura
Páginas: 328
PVP: 19,00 €










Editorial: Planeta
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Páginas: 336
PVP: 12,95 €













JAVIER SIERRA

El autor de El Maestro del Prado es Javier Sierra nacido en Teruel en 1971, de donde vino a Madrid para estudiar Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Una vocación periodística que no ha perdido, pues numerosas son sus colaboraciones en radio, televisión y prensa.
Su gran pasión son los misterios de nuestra historia, que el intenta desentrañar y que han dado lugar a buena parte de sus obras.

Sus obras publicadas son:
1995: Roswell, Secreto de Estado (Editorial EDAF).
1997: La España Extraña (Editorial EDAF), en colaboración con Jesús Callejo.
1998: La Dama Azul (Editorial Martínez Roca).
2000: Las Puertas Templarias (Editorial Martínez Roca).
2000: En Busca de la Edad de Oro (Editorial Plaza & Janés).
2002: El Secreto Egipcio de Napoleón (Editorial La Esfera de los Libros).
2004: La Cena Secreta (Editorial Plaza & Janés).
2007: La Ruta Prohibida (Editorial Planeta).
2008: La Dama Azul (Editorial Planeta). (Ampliada y corregida)
2011: El Ángel Perdido (Editorial Planeta).
2013: El Maestro del Prado (Editorial Planeta).



ARGUMENTO

«Este relato comienza con los primeros fríos de diciembre de 1990. He dudado mucho, muchísimo, sobre la conveniencia de publicarlo, sobre todo porque se trata de una aventura de fuertes connotaciones personales. Es, en definitiva, la pequeña historia de cómo un aprendiz de escritor fue ensañado a mirar un cuadro.
(…)
Yo solo era un estudiante curioso. Uno con la cabeza llena de pájaros, amante de los libros de misterio, del periodismo y de la historia, que debía de regresar a su residencia universitaria antes de la hora de cenar.»

Así comienza El Maestro del Prado, una novela en la que Javier Sierra nos habla en primera persona de sus años de estudiante universitario en un Madrid, una vida para la que veinticuatro horas al día no son suficientes para cubrir sus estudios, un trabajo a tiempo parcial en una revista de divulgación científica y su otra gran pasión: perderse en las salas del Museo Nacional del Prado.

En una de sus visitas al Museo del Prado, mientras contempla un cuadro del maestro Rafael al que el rey Felipe IV llamó La Perla, conoce un extraño personaje que le explica el cuadro de un modo que el nunca había visto. Un personaje al que termina llamando el Maestro.
Desde ese primer encuentro, a Javier le asalta una duda que recorrerá toda la novela:«¿Y si aquel tipo fuese un fantasma?»



LA NOVELA

Tras leer El Ángel perdido, juré que no volvería a leer nada de Javier Sierra. Pero hay promesas que son sólo mentales y de las que siempre estoy a tiempo de volverme atrás. Y es que aunque quedara muy escarmentado tras leer el desembarco de marines en las costas gallegas, su nueva novela, El Maestro del Prado, parecía ser algo totalmente diferente.
Y lo es. Es diferente. Otra cosa es que el resultado final sea o no del agrado del lector.


El primer capítulo es una especie de prólogo, donde el autor nos resalta el carácter autobiográfico de la historia que va a narrarnos. Al párrafo transcrito en ell argumento, sumadle este otro donde Javier Sierra cita algunas de sus novelas, en las que el influjo de los sucesos que va a narrar a continuación fueron determinantes para su redacción:
«Antes de proseguir, vaya por delante una advertencia: no crea el lector que lo que viví en mi primer juventud ha suspendido de algún modo mi sentido crítico hacia lo que recibí en aquellas citas. Al contrario. Al traslada a legra impresa las enseñanzas de este maestro, no pocas se me antojan extrañas, casi sacadas de un sueño. Sin embargo, después de revisarlas he comprendido que bastantes han ido empapando con discreción, en pequeñas dosis, algunas de mis mejores novelas. El eco de sus comentarios atraviesa novelas como La dama azul, La puertas templarias o La cena secreta, hasta extremos que el lector más atento percibirá de inmediato.» (Página 16)

Basta con abrir el libro para ver que nos enfrentamos a una novela muy diferente, pues sus páginas están salpicadas de reproducciones de cuadros. Hasta cuarenta reproducciones podemos encontrar, la mayoría a toda página, e incluso un par de ellas se nos muestran como un desplegable en papel couché. Espectacular el desplegable el de El jardín de las delicias que nos muestra el cuadro como es en realidad: un retablo que cerrado nos muestra en sus puertas una pintura en tonos grises que contrasta con la explosión de colorido que estalla al abrirlas y mostrarnos el tríptico interior.

Dicho todo lo anterior, la pregunta que rondó mi cabeza durante toda la lectura fue: ¿Es El Maestro del Prado una novela? Una respuesta muy difícil, porque formalmente lo es, pero que podrá determinar su fracaso si el lector es exactamente eso lo que busca. Porque como novela, la trama no sólo es mínima, sino poco interesante y no demasiado creíble.
De hecho, si la calificación del libro dependiese de considerarlo como una novela al uso, difícilmente llegaría al aprobado. Sin embargo, podréis comprobar que la calificación global del libro está lejos de ser un suspenso, porque lo que yo buscaba en el libro era otra cosa que si encontré.
El Maestro del Prado podría considerarse un libro de Arte. No una guía del Museo del Prado, por más que este Museo sea durante casi todas sus páginas el protagonista indiscutible, sino una introducción al mundo de la pintura.
Desde ese punto de vista, la novela cubrió todas mis expectativas, pues resulta una historia muy amena de muchas pinturas, del sentido escondido que tras las pinturas hay en muchas ocasiones. Consiguió abrir mis ojos y conseguir que vea las pinturas desde un punto de vista muy distinto-.
Creo que el gran problema que tenemos muchos españoles para disfrutar de la pintura, es que nos faltan las claves para entenderla, especialmente si nos remontamos un poco atrás en el tiempo, pues nuestra incultura nos impide saber qué historias son las que el autor quiere plasmarnos en sus cuadros, muchas de ellas basadas en escenas mitológicas (mi desconocimiento de la mitología es total) o en pasajes bíblicos (ahí no estoy tan indefenso). Asimismo nos faltan claves para entender muchos de los aspectos de sus pinturas.
De ahí el goce que he tenido en este libro al leer con sorpresa algunas de las claves que el autor nos muestra de algunas pinturas, como el significado de las campanillas junto a los cuadros de algunos cardenales, o esas Sagradas Familias con dos niños que parecen hermanos, o tantas otras que desvela a lo largo del libro. Fundamental para ello esas ilustraciones en color que acompañan el texto.



IMPRESIÓN PERSONAL

Hace un par de años disfruté con Carpetania de una visita guiada al Museo del Prado que llevaba por nombre Ver o no ver: enigmas y curiosidades en el Museo del Prado, un recorrido por algunas de las más enigmáticas pinturas del Museo del Prado. Una visita que por cierto os recomiendo sin reservas.
Entre otras, tuvimos ocasión de contemplar y escuchar las historias que tras ellas se escondían de algunos cuadros como El jardín de las delicias de El Bosco, El triunfo de la muerte de Pieter Brueguel o Nastaglio Degli Onesti de Boticcelli. Justamente tres de los cuadros que tienen un lugar destacado en este libro.
No son los únicos, porque hasta cuarenta láminas, da para hablar de muchos cuadros, alguno de los cuales pasa desapercibido, pero otros muy conocidos como el famoso retrato ecuestre de Carlos V, del que el autor hábilmente saca mucho juego.


En el fondo eso era lo que yo esperaba, porque ya en La última cena había quedado sorprendido por la habilidad con la que Javier Sierra podía hacer suposiciones y más suposiciones sobre tan conocido cuadro.

Esa manera de presentarnos los cuadros es sin duda lo mejor del libro, porque al menos a mí me ayuda a mirar la pintura de otra manera, a entender aspectos que hasta ahora me han pasado desapercibidos. Dar un paso más allá como propone el autor para ver en las pinturas la llave secreta que puede transportarnos a otras dimensiones espirituales... Eso ya es cosa de la imaginación personal de cada uno, pero no es lo que yo busco.
Y ese es justamente el lado novelesco de la novela, el que pretende justificar una historia que sirve para hilvanar un cuadro junto a otro, el que sirve para de paso transmitirnos parte de nuestra historia, de la historia del Rey Carlos I e incluso de Felipe II. Una historia que cuando has visitado el Monasterio de Yuste en el que se retiró a morir, o la austeridad del Monasterio de El Escorial en que también se retiró a morir Felipe II, es mucho más comprensible.

Y ya que hablo de historia, el libro viene repleto de citas bibliográficas, muchas veces acompañando a sorprendentes comentarios, que podemos encontrar al final del libro, junto a un índice en el que podemos buscar personajes, cuadros, etc y la página en la que aparecen citados en el libro.

Teniendo en cuenta los comentarios previos a la elaboración de esta reseña, creo que seréis muchos los que tendréis curiosidad acerca de si merece o no la pena leer este libro, porque el otro motivo de curiosidad, el saber de qué se trata, creo haberlo explicado ya. Son las mismas dudas que yo tenía antes de empezar su lectura.
Yo he disfrutado y mucho, decir lo contrario sería mentir, con la lectura de El Maestro del Prado. Ahora bien, sólo he disfrutado en lo referente a la exposición de los cuadros, porque en lo referente a la novela como tal, me parece que el argumento es casi inexistente y la intriga es mínima y poco creíble, apenas un mero artificio argumental para ir conectando, muy hábilmente eso sí, un cuadro con otro.
Por eso, si la pintura no te llama la atención, si lo que buscas es una buena historia, con una intriga que te mantenga atado a las páginas del libro, El Maestro del Prado no es el libro que buscas.
Si por contra te gusta la pintura, quieres saber más sobre ese fascinante mundo y aprender de un modo ameno, sin que la novela como tal sea lo más importante. O dicho de otro modo, si lo que buscas es una visita guiada por algunos de los cuadros que puedes visitar en el Museo del Prado, ésta es tu novela.

Porque has de saber que, una vez leído El Maestro del Prado, no te será posible ver la pintura del mismo modo.



Gracias a Editorial Planeta por facilitarme un ejemplar de este libro para su lectura y reseña



VALORACIÓN: 7/10




Si quieres ver más novedades editoriales del 2013 pincha AQUÍ 



Analytics