miércoles, 5 de abril de 2017

CUANDO APARECEN LOS HOMBRES (MARIAN IZAGUIRRE)

Cuando aparecen los hombres
Marian Izaguirre


 

FICHA TÉCNICA

Título: Cuando aparecen los hombres
Autor: Marian Izaguirre
Editorial: Lumen, 2017
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 390








MARIAN IZAGUIRRE


Esto es lo que la editorial nos cuenta de ella:

Marian Izaguirre nació en Bilbao y reside en Madrid. En 1991 vio la luz La vida elíptica, obra con la que obtuvo el histórico Premio Sésamo. Desde entonces ha publicado un ensayo, Las damas de Shanghai. En busca de Doris Lessing (2013), y seis novelas más: Para toda la vida (1991), El ópalo y la serpiente (1996, Premio Andalucía de Novela), La Bolivia (2003, Premio Salvador García Aguilar), El león dormido (publicado inicialmente en 2005 y reeditado en 2015 por la editorial Lumen), La parte de los ángeles (2011, Premio Ateneo de Valladolid), La vida cuando era nuestra (2013) y Los pasos que nos separan (2014). Es también autora del libro de relatos La reina de Chipre, publicado originalmente bajo el título Nadie es la patria, ni siquiera el tiempo (1999, Premio Caja España). 
Cuando aparecen los hombres es su novela más reciente.






Cartas en una caja de membrillo


ARGUMENTO de CUANDO APARECEN LOS HOMBRES 

«Elizabeth buscaba que su historia no se desvaneciera en el pasado, que no cayera en el olvido. Teresa necesitaba una figura, un modelo de vida, algo que la acompañara hacia el futuro. Y se encontraron. Las dos necesidades se encontraron dentro de una caja de membrillo». (Página 177)

Dos mujeres: Elizabeth Babel y Teresa Mendieta. Dos mujeres separadas por casi cien años. Pero ambas tienen una conexión que las une a través de la casa en la que viven y ambas aman, y de una caja de membrillo en cuyo interior están las cartas que se dirigía a sí misma, casi a modo de diario Elizabeth desde muy pequeña, y que leídas por Teresa, se convierten casi en la guía de su vida.






CUANDO APARECEN LOS HOMBRES


Combate de esgrima
Cuando aparecen los hombres es una novela que nos va a hablar de los sentimientos de dos mujeres, Elizabeth y Natalia. Dos vidas separadas por cien años, aparentemente muy diferentes, pero con muchas cosas en común.
Elizabeth es sordomuda y, cuando su padre muere, su madre vuelve a casarse con un viudo que la lleva a vivir junto a su madre y su hermano a una gran casa en la costa catalana, donde conocerá a los otros hijos de su padrastro.
Desde la limitación que le supone su sordera, tendrá que irse integrando en un mundo desconocido para ella, donde la casa con sus tres enormes relojes que su nuevo padre le enseñará a arreglar irán cambiando su vida. Los relojes y la esgrima, un deporte que practicaba la mujer de su nuevo padre.
Para combatir su soledad se escribe cartas a sí misma, unas cartas que guarda en una caja de membrillo en las que irá reflejando sus sentimientos, sus necesidades, el amor que siente por un hombre. Sí, en su vida aparecen los hombres
«El amor. Cuando aparecen los hombres…La frase podía ser una promesa o una maldición». (Página 117)

Casi cien años después Teresa llega con su madre a la casa en la que vivió Elizabeth y allí encuentra las cartas que escribió. Unas cartas que para ella son una liberación, que la transportan a otro mundo lejos de una realidad en la que vive con una madre que vive su vida sin preocuparse para nada de su hija, una vida en la que los hombres entran y salen a gran rapidez.
Y el amor también irrumpirá en la vida de Teresa, marcando lo que será su futuro. Un futuro en el que los hombres estarán muy presentes. Hombres, que lo del amor es algo que no está dispuesta a padecer.
«Siempre los hombres. Una vez y otra. Hombres de los que ni siquiera recordaba el nombre, ni el rostro, ni el lugar donde la habían abrazado, Hombres que solo eran una nebulosa que flotaba a su alrededor como el polvo en una tormenta, oscureciéndolo todo, impidiéndole ver el camino». (Página 61)

Pichones en salsa
Hay otro punto en común entre ambas mujeres que irá salpicando toda la novela: la comida. Elizabeth aprendió a cocinar de la mano de la cocinera de su padre. Para ella la cocina era un lugar de liberación. Para Teresa la cocina es también una vocación. En la casa, que ha convertido en un pequeño hotel, la comida ocupa un lugar importantísimo.
Así que la novela irá acompañada de unas cuantas recetas y platos de cocina:
«Me pregunto cómo pueden engullir todos esos platos sin el placer de saber cómo se han hecho». (Página 50)

Aún separadas por tantos años, las vidas de las dos mujeres tienen muchos puntos en común. Y es que la vida a veces juega con nuestros destinos haciéndolos coincidir y tanto Teresa como Elizabeth sufren desde muy pequeñas una historia de amor que las marcará el resto de las vidas.
De todos modos, bien podríamos pensar que no son tan casuales, que Teresa ha utilizado las cartas casi como una guía en su vida. Una sospecha que se iba forjando en mi mente y que la propia autora nos saca a relucir:
«¿Cómo era la cosa? ¿Iba Teresa reproduciendo inconscientemente la vida de Elizabeth Babel, alentada por la lectura frecuente de las cartas, la imitaba, o realmente había una conexión entre las dos, algo que escapaba a la voluntad y se imponía? Es incómodo ceder ante esta explicación un tanto extravagante, darle crédito, Pero sin ella todo cojea.Una conexión con casi cien años por medio». (Página 189)


La vida de ambas mujeres se nos irá mostrando en la novela de un modo alternativo. La de Elizabeth a través de las cartas que ella misma escribió. La de Teresa primero contada por ella misma y luego, cuando un día misteriosamente desaparece, de la mano de su viejo profesor de esgrima, que intentará averiguar si desapareció, si la asesinaron o simplemente se tiró por un acantilado. Para ello irá entrevistando a todos los que conocieron y convivieron con Teresa, que nos irán dando su visión de dicha mujer.






IMPRESIÓN PERSONAL

Mucho me gustó en su día La vida cuando era nuestra, la novela en la que descubrí a Marian Izaguirre, porque vi una escritora con una gran sensibilidad a la hora de describir a sus personajes.
Esa es justamente la base de esta novela, la descripción de unos personajes con mucha vida interior. Una vida que viene marcada por el sufrimiento y por el amor. O el desamor, según se mire.
Aunque las dos protagonistas sean mujeres, no se limita la novela a un retrato exclusivo de las mismas. Todos los personajes que en ella aparecen, incluidos los hombres, están muy bien perfilados, creando en algunos casos personajes adorables, como son Gabriel, un hombre que quiere a Teresa a sabiendas de que ella no está por la labor, o la del padrastro de Elizabeth, un refugio para una niña escondida en un mundo sin ruidos.

La narración va intercalando la vida de ambas mujeres desde que eran unas niñas hasta convertirse en mujeres adultas. Eso sí, no me han gustado las dos historias por igual, algo evidentemente muy personal. A mí me ha conmovido más la historia de Elizabeth, la ambientación de la historia allá por la época de la Primera Guerra Mundial. Tal vez porque conecté con Elizabeth desde el primer momento, algo que en el caso de Teresa fue un poco más lento.

Una historia de sentimientos a la que la autora da un pequeño giro a mitad de la novela para añadirle un cierto toque de intriga, por saber cómo acaba la historia de la desaparición de Teresa.

Resumiendo, Cuando aparecen los hombres es una historia que disfrutarán todos aquellos que buscan en las novelas un mundo cargado de sentimientos.




Lectura facilitada por la Biblioteca Municipal de Móstoles.




VALORACIÓN: 8/10


Si quieres conocer más novedades editoriales 2017, pincha AQUÍ


Si quieres comprar el libro pincha en la imagen correspondiente:



                

9 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de estrenarme con esta autora. La tengo superpendiente.

    Bien.

    ResponderEliminar
  2. Me llama la atención la conexión que tendrán sin ellas saberlo pero no me convence del todo.Ah otra cosa Pedro se te olvido la valoración.Abrazo

    ResponderEliminar
  3. No se, estoy que si sí, que si no, no termino de animarme a leerla...la anoto a la espera de más tiempo libre.

    Un besito.
    Yolanda.

    ResponderEliminar
  4. Yo también llegaba de lecturas anteriores de esta autora, y he disfrutado con esta nueva obra :)

    ResponderEliminar
  5. Me gusta lo que cuentas, así que me apunto la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me gustan estas novelas cargadas de sentimientos, como tú dices. Y ya leí otra novela de la autora y me gustó mucho su estilo. Terminará cayendo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Es mi actual lectura y me está gustando muchísimo, por ahora una novela 10 y con lo poco que me queda no creo que baje al 9 ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. hola! una novela que interesa a las buhas de inmediato, quedas compartido y disfrutado. gracias y un saludobuho!

    ResponderEliminar
  9. La disfruté muchísimo también. Un beso ;)

    ResponderEliminar

Analytics