martes, 19 de abril de 2016

LOS ANGELES DE HIELO (TONI HILL)

Los ángeles de hielo

Toni Hill



FICHA TÉCNICA

Título: Los ángeles de hielo
Autor: Toni Hill
Editorial: Grijalbo
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 460
PVP: 19,90 €
Ebook:




Editorial: Punto de lectura, 2017
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Páginas: 464
PVP: 12,95







TONI HILL


Esto es lo que nos cuenta de él su editorial:

Toni Hill (Barcelona, 1966) es licenciado en psicología. Lleva más de diez años dedicado a la traducción literaria y a la colaboración editorial en distintos ámbitos. Entre los autores traducidos por él se encuentran David Sedaris, Jonathan Safran Foer, Glenway Wescott, Rosie Alison, Peter May, Rabih Alameddine y A.L. Kennedy.
Su trilogía del inspector Héctor Salgado se ha publicado en más de veinte países y ha sido un éxito de venta y crítica: El verano de los juguetes muertos (2011), Los buenos suicidas (2012) y Los amantes de Hiroshima (2014).


En su última novela, Los ángeles de hielo (Grijalbo, 2016), nos ofrece una magistral historia de intriga psicológica que penetra en los rincones más oscuros de la mente humana, a la vez que nos refleja el ambiente de unos años marcados por la guerra y la tensión social.






ARGUMENTO

«Ninguna historia ha conseguido alterarme tanto como la que les voy a referir. Ya cuando la escuché de boca de su narrador me intranquilizó durante noches enteras, y a día de  hoy, al evocarla, percibo que su efecto no se ha disipado con el tiempo. Al contrario: la maldad que transpiraba ese relato, la absoluta inmoralidad y el deseo perverso de hacer daño que la caracterizaban me inquieta ahora más todavía que antes». (Página 24)

Comienza la novela con la historia de una ejecución en 1914: la de un joven trabajador acusado de la muerte y violación de una joven de rica familia. De nada le sirve proclamar su inocencia, pues todas las pruebas están en su contra y es ejecutado. Una historia que se hará presente en 1916 cuando antiguas alumnas de un internado para señoritas de buena familia, el Colegio de los ángeles, están siendo asesinadas.

Conoceremos entonces de la mano del diario de Agueda Sanmartín, la directora del centro, la historia de aquel curso de 1908-1909 y los trágicos sucesos que en él tuvieron lugar.
Un diario en el que el psiquiatra Fredric Mayol ha de adentrarse intentando descubrir el misterio que esconden para evitar que nuevos asesinatos se sigan produciendo









LOS ÁNGELES DE HIELO


En Los ángeles de hielo, Toni Hill abandona a su inspector Salgado allá por tierras argentinas para traernos una historia totalmente diferente, autoconclusiva. Una novela en la que rompe con lo que había sido su trayectoria hasta ese momento, tanto en estilo como en temática, aunque no tanto en género, porque estamos ante una novela que puede seguir encuadrada en el género de novela negra, por más que sea una novela negra muy peculiar, sin un detective al uso.
Pero sí hay en ella una serie de crímenes que descubrir, comenzando por el crimen con el que comienza la novela y que lleva a su presunto autor, por más que este niegue su inocencia, a morir ajusticiado. Y además, hay una presencia constante del mal en la novela. Un mal que poco tiene que ver con el más allá, sino más bien con el día a día que nos toca vivir:
«La maldad no es una dolencia, y si lo es, se trata de una que no tiene curación. A las personas como tú sólo les espera el infierno, y no en la otra vida, sino en ésta». (Página 448)

Una novela que nos traslada a la Barcelona de 1916, en una Europa que está viviendo los horrores de la Gran  Guerra, de la que en cierto modo viene huyendo Frederic Mayol, un joven psiquiatra que participó en ella y vivió de primera mano su crudeza.
No es una novela histórica, por más que nos traslade a esa época, porque esa fecha sirve solo como lugar donde enmarcar una historia que no podría ponerse en la actualidad, porque sería entonces dotarla de un estilo gótico, siniestro, como si de una historia de fantasmas se tratase.
Una historia que nos lleva inevitablemente a aquellas novelas del siglo XIX, de grandes y misteriosos caserones, de jóvenes ricas y de buena sociedad. Si bien es verdad, que precisamente lo que se las trata de inculcar es un aire de modernidad que las permita huir de ese encorsetamiento a la que la sociedad quiere someterlas.
Y para recalcar ese aire de novela decimonónica, hay un libro que se hace omnipresente en la narración, una novela a la que en Los ángeles de hielo se hace todo un homenaje: Jane Eyre. Una novela que sirve de cabecera a las alumnas del centro, que van a realizar como fin de curso una obra de teatro que es una adaptación de la misma.
«No he escogido Jane Eyre al azar. La historia de esa jovencita poco agraciada, pero de fuerte voluntad y principios inquebrantables, es toda una filosofía que deseo inculcar en las niñas mayores». (Página 88)

Aunque nada tiene que ver, me ha recordado en cierto modo a las novelas de Kate Morton, por ese estilo de narración gótica, por la presencia de dos mujeres fuertes en la historia (aunque no sean familiares pero que se comportan como tales), por asuntos del pasado que revierten en una historia años después (en este caso en 1916) y por la presencia de un libro (en este caso Jane Eire) que marcan la historia.


Dos son los planos temporales en los que se mueve la historia: Por un lado el año 1908 con la historia del internado de señoritas a través del diario de su directora, en el que vamos viendo como la realidad del mismo va volviéndose cada vez más siniestra, hasta acabar en un trágico incendio con funestas consecuencias para algunos de los residentes en el mismo.
Por otro lado, nos traslada al año 1916, con el internado trasformado en un sanatorio psiquiátrico, aunque nada tiene que ver con muchas de las instalaciones psiquiátricas de la época, que eran más que nada cárceles en los que alojar a locos peligrosos. Aquí más bien se plantea como una clínica de reposo en la que curar trastornos maniacos o depresivos.

Pero aunque sabemos que se trata de una historia realista, no deja de flotar en todo momento sobre ella un aire de fantasía, de cuento de fantasmas, de posesiones diabólicas, a la sombra de esas estatuas de ángeles que desde lo alto de la casa observan a sus moradores y visitantes.
«-Seguro que sabe que son criaturas incorpóreas, superiores al hombre, a quien ayudan para lograr la salvación, o bien le tientan para conseguir su condenación eterna. Ignoro si usted cree en ellos; yo era bastante escéptico al respecto, debo confesárselo.
-¿Y ahora no lo es?
-Ahora me consta que existen, doctor. Por extraño que pueda parecerle». (Página175)

O ¿existen realmente los ángeles aunque no sean lo que nosotros pensamos?
«Los ángeles no existen tal como nos los describen. Forman parte de esa mitología tan… bonita. Querubines alados, arcángeles justicieros…» (Página 176)


También me ha llevado Los ángeles de hielo a recordar otra novela muy reciente: El poder de la sombra de María José Moreno. Nada tienen que ver la una con la otra, salvo en un tema común en ambas: la presencia del Mal, como una realidad con la que el ser humano tiene que lidiar todos los días. Un mal que por momentos vamos sintiendo como nos agarrota en el internado según transcurre la narración.
«No es que pensara en ella continuamente, por supuesto, pero la lectura de Das Unheimliche le llevó a plantearse una vez más teorías absurdas sobre la malignidad asociada a las cosas. No tenía nada que ver con casas encantadas u objetos malditos, sino más bien con flujos de energía, como si el mal, el mal en mayúsculas, tuviera el poder de contaminar los espacios donde había reinado a sus anchas». (Página 426)






IMPRESIÓN PERSONAL

«También yo deseaba llegar al desenlace, una característica humana de la que los psiquiatras no estamos exentos». (Página 440)


Así me he sentido yo durante buena parte de la novela, a medida que avanzaba en su lectura, deseando conocer cómo remataba esta historia cada vez más asfixiante en la que Toni Hill se sumerge, no tanto en los laberintos de una compleja mansión, sino en algo mucho más enrevesado como es la mente humana.
Porque ese es finalmente en quid de la historia, las complejidades de una mente humana y de cómo puede sumergirse en el mal hasta sus últimas consecuencias.

Y si agobiante es el decorado en el que nos narra la historia, no lo es menos el complejo entramado de personajes que lo pueblan, que hacen posible que esta historia se mantenga en pie, que sea creíble.
Una novela que, sin ser coral, se le acerca mucho por el alto número de personajes que por ella transitan, desde los habitantes del colegio, pasando por los del psiquiátrico, o los que constituyen la vida del psiquiatra protagonista.

Una historia a la que, además de la intriga clásica de una novela negra, no le faltan más ingredientes, como el ambiente de terror gótico que ha sabido crear, sus toques de metaliteratura (no es Jane Eyre el único libro que tiene importancia en la novela) o la historia de amor que va desarrollándose a lo largo de la novela.
Todo unido, hacen de la lectura de Los ángeles de hielo, algo muy especial. Un libro que no olvidaré fácilmente. Tal vez su trama se despiste, no recuerde los nombres de sus protagonistas o los hechos que en ella suceden. Pero esa atmósfera inquietante, claustrofóbica, de una mansión en la que se mueve una mente humana trastornada, esa no se me olvidará.

En resumen, una combinación de novela gótica decimonónica con novela negra muy conseguida que me atrapó entre sus páginas  


Gracias a Editorial Grijalbo que me ha proporcionado un ejemplar de Los ángeles de hielo para su lectura y reseña.




VALORACIÓN: 9/10

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ

Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ
     
                  



15 comentarios:

  1. Será una de mis compras en San Jordi
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Haré como Inés, me la voy a traer firmada de San Jordi y me estreno con el autor :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda,va a estar entre mis mejores lecturas del año. Me ha encantado

    ResponderEliminar
  4. Las blogueras de San Jordi vamos a hacer de oro a Toni. Yo también me lo traeré.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡A todos os está encantando! Voy a tener que leerlo.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Me encantó esta novela. La disfruté mucho. Su ambientación, la trama y unos grande personajes.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Tiene muy muy buena pinta pero lo que se aun pelin gotica me hecha para atras. Besos

    ResponderEliminar
  8. Estoy deseando leerla, estoy segura que este alejamiento de Salgado me va a gustar tanto como a ti. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me queda claro con todas las reseñas positivas que estoy leyendo de este libro que lo tengo que leer.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo apuntado y con muchas ganas de leerlo :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Será mi libro de viaje para que Toni lo firme el sábado. Muchas ganas de comenzarlo y con tu reseña aún más.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Tengo ganas de leer al autor, espero no tardar en hacerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. La estoy leyendo y me está encantando. Fácil de leer. La recomiendo.

    ResponderEliminar
  14. La estoy leyendo y me está encantando. Fácil de leer. La recomiendo.

    ResponderEliminar

Analytics