jueves, 17 de marzo de 2016

TENGO EN MÍ TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO (JORGE DÍAZ)

Tengo en mí todos los sueños del mundo
Jorge Díaz



FICHA TÉCNICA

Título: Tengo en mí todos los sueños del mundo
Autor: Jorge Díaz
Editorial: Plaza & Janés, 2016
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 523






JORGE DÍAZ


De él nos dice la editorial en la solapa interior:

Jorge Díaz nació en Alicante en 1962. Es escritor, periodista y guionista de televisión. Ha participado en multitud de series de televisión como Hospital Central, Víctor Ros, El don de Alba, Ciega a citas o Acacias 38, series con las que ha cosechado todos los grandes premios de la profesión, como el TP y el Ondas, entre otros muchos.
Tras un año sabático en Brasil, regresó con su primera novela bajo el brazo, Los números del elefante. La justicia de los Errantes, en la que novelaba el viaje latinoamericano de los anarquistas españoles Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti en los años veinte del pasado siglo, fue su primera incursión en el género histórico, a la que siguió Cartas a Palacio, ambientada en la desconocida Oficina Pro Cautivos creada por Alfonso XIII durante la Gran Guerra. 
Tengo en mí todos los sueños del mundo es su cuarta novela.






El último viaje del Príncipe de Asturias



ARGUMENTO de TENGO EN MI TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO


«No es posible huir así: el agua del mar está fría –helada en esta época del año-, y nadando no se puede llegar a ningún sitio. Además, en Europa los hombres se matan unos a otros en una guerra que dura más de un año y que no tiene visos de acabar. Ella ni siquiera es un hombre libre, es una mujer y no le queda más remedio que acatar las decisiones que otros han tomado en su lugar y casarse al día siguiente, la mañana del día de Nochebuena de 1915».

Ella es Gabriela, una joven mallorquina del pueblo de Sóller que ha sido casada por poderes con Nicolau, un rico empresario español que hizo su fortuna en Argentina, al que todavía no conoce y que es mucho mayor que ella. Viajará hasta Argentina para vivir con él y el viaje lo hará en el Príncipe de Asturias.

«El capitán José Lotina Abrisqueta, un vizcaíno que ha superado por poco la cuarentena, es uno de los hombres más experimentados de la naviera y de los más apreciados por don Antonio. Él mismo fue el encargado de supervisar la construcción del Príncipe de Asturias y ha dirigido todas las travesías del buque». (Página 59)

El capitán Lotina será el encargado de capitanear el trayecto desde Barcelona a Argentina en el que viajarán Gabriela y el resto de los pasajeros que viajan a bordo del Príncipe de Asturias.






TENGO EN MÍ TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO


Tengo en mí todos los sueños del mundo, va a narrarnos el último viaje de El Príncipe de Asturias y la vida de algunos de los pasajeros que en él embarcaron.

Monumento a los españoles
A pesar del arranque, el mismo que os he puesto en el argumento, Gabriela es sólo una más de las protagonistas de la novela, tal vez una de las más importantes, pero en absoluto la única, porque esa es la principal característica de este libro: es una novela coral. Además de a Gabriella y su marido Mauricio, conoceremos también a Giulio, un soldado italiano que lucha en el frente austro-húngaro, a Raquel, una artista de variedades que “luce” su cuerpo todas las noches en el Japonés, donde tiene el número final; a Gaspar Medina, un periodista que escribe sus crónicas en El Noticiero de Madrid, desde donde no deja general con cabeza, lo cual pone en serio peligro la suya propia; Paula Amaral, una camarera del barco que ha decidido que éste sea su último viaje; Eduardo Sagarmín, marqués de Aroca e íntimo amigo de Su Majestad don Alfonso XIII que va en el barco para entregar unas estatuas en Argentina; Sara, una joven y viuda judía ucraniana que decide casarse y marchar a Argentina, por más que pueda ser un engaño; Max Scholomo, el argentino que se casa con ella y que está claro que tiene ocultas intenciones para con ella.
Hay más. Estos son solo algunos de ellos. También viajarán en el barco las estatuas del Monumento de los Españoles, unas estatuas que muchos creen malditas:
«Todos han leído la historia de esas estatuas en los periódicos, la muerte de sus dos primeros escultores, las huelgas, los retrasos continuos y la fama de estar gafadas». (Página 81)

Lhardy
Curiosamente, parece que en la novela se cumple esa secreta reivindicación de muchos madrileños que exigimos en broma que “Madrid sea puerto de mar”. Porque lo que menos podía sospechar tratándose de la presunta historia de un barco y comenzando la acción en Sóller, es que Madrid fuera protagonista en más de media novela, con una descripción detallada del Madrid de 1915, especialmente de las calles del centro y de algunos establecimientos que aún siguen en pie, como el obrador de la calle del Pozo, el restaurante Lhardy o la pastelería Mira.
Tiene su por qué, pues gran parte de los personajes van a partir de allí, de ahí que ocupe tantas páginas del libro.
«Madrid es como un pueblo hipócrita, muy liberal en privado y muy pacato de cara afuera: los mismos que practican los desmanes, protestan de ellos en los papeles y salen en procesión con sus esposas de peineta y mantilla». (Página 30)



Príncipe de Asturias
Y sí, también el barco es protagonista, aunque apenas sea en las cien páginas finales, en las que se nos narrará su triste desenlace, del que fue llamado en su día el Titánic español, pues más de 450 pasajeros murieron en su naufragio contra la costa de Brasil.
«El Príncipe de Asturias fue construido en los astilleros de Kingston, en Gran Bretaña, y ha sido dotado con los máximos adelantos en ingeniería naval, tanto para aumentar su eficacia y velocidad como para mejorar su seguridad. Todo lo aprendido tras el hundimiento del Titanic, en 1912, se ha utilizado para que el vapor Príncipe de Asturias sea uno de los más seguros entre los que cruzan los mares de todo el mundo». (Página 58)

Tengo en mi todos los sueños del mundo es una novela histórica porque parte de los hechos narrados son reales, como fiel es también el contexto histórico que se nos describe. Pero para aquellos que les aburre una novela histórica plagada de datos, fechas, nombres, sucesos, ese no es el caso de la novela que hoy me ocupa, que se limita a recrear magistralmente una época y su ambiente.
Es curioso comprobar como la actualidad de nuestro país no difiere en tanto de la que tenía lugar hace ahora cien años. Vamos, que lo de la gente teniendo que irse del país en busca de una vida mejor es ya muy viejo.
«¿Qué ha cambiado en nuestro país? ¿Sólo la gente que iba dentro o también los que quedan atrás, en la patria? Hace siglos, muchos esperaban que sus familiares saliesen de España para conquistar el mundo; hoy los ven marchar para ganar unos duros, y con un poco de suerte, para que manden unos pasajes y que el resto de la familia pueda ganarlos también». (Página 432)

Si tenéis curiosidad por saber de dónde viene el nombre tan largo de la novela, hace referencia a unas palabras del capitán, que tenía en alto honor llevar y además hacerlo puntualmente, el correo en su barco. Un correo que iba cargado tanto de dicha como de desgracias:
«¿Desde cuándo mi marido es tan pesimista? Antes solías decir que con el correo llevabas contigo todo el amor, toda la esperanza y todos los sueños del mundo a bordo.
-Eso pensaba… Pero ahora es distinto. Veo que nuestro mundo está en crisis. Es posible que ya no quede un lugar en el que los sueños se cumplan». (Página 263)







IMPRESIÓN PERSONAL

Es la primera novela que leo de Jorge Díaz y realmente me he quedado encantado con la misma, pues además de gustarme las novelas históricas, me gustan las que como ésta son sobre todo novelas corales, que a través de personajes de diferentes estratos sociales nos muestran la realidad de un país y una época. Si además buena parte de ella tiene lugar en una zona que conozco tan bien como el centro de Madrid, mejor que mejor.
Pertenece Jorge Díaz a ese selecto grupo de guionistas de televisión que ha conseguido dar el salto y publicar sus novelas. Y se les nota su origen, porque la planificación y el ritmo de sus novelas están muy conseguidos.
Además de ser una novela coral, consigue que todas las historias tengan la misma fuerza, por lo que llega un momento en que está jugando con cinco o seis historias a la vez creando un ritmo trepidante hasta que poco a poco las historias van entremezclándose y nos llevan a la resolución final.
Y ya que se compara a El Príncipe de Asturias con el Titanic, deciros que no esperéis en este libro una copia de la famosa película, y no porque no tenga a Leonardo di Caprio, sino porque la historia, o mejor dicho las historias, son muchísimo mejores y más nuestras, porque es un pedazo de la historia de nuestro país y de una época en la que los hombres decidieron hacerse pedazos, aunque frente a ellos hubo también quiénes intentaron aliviar sus males.
Por eso vuelve a aparecer, aunque sea brevemente la Oficina Pro Cautivos creada por Alfonso XIII durante la Gran Guerra y que era la protagonista de su novela anterior Cartas a Palacio. Lo que no puedo deciros es si aunque sea fugazmente hace aparición alguno de los personajes de la misma, porque no la he leído.

Creo que Tengo en mi todos los sueños del mundo es una novela que hará las delicias de todos aquellos que se animen a leerla. Merece la pena hacerlo.




Si quieres conocer más cosas sobre la novela, pincha AQUÍ para leer sobre en encuentro bloguero que tuvimos con su autor.




Gracias a Penguin Random House que me ha proporcionado un ejemplar de Tengo en mí todos los sueños del mundo para su lectura y reseña.






VALORACIÓN: 9/10


Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ



Si quieres conocer más novedades editoriales 2016, pincha AQUÍ





12 comentarios:

  1. Gracias por tus comentarios. Es un honor.

    ResponderEliminar
  2. A mí Cartas a palacio me gustó muchísimo, así que te la recomiendo si deseas seguir leyendo al autor. Tengo muchas ganas de hacerme con su última novela, ¡espero que sea pronto!

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien pinta Pedro. La verdad es que la portada es llamativa y me ha llamado la atención que se dedique a Madrid tanto libro aunque es una época muy interesante por lo que creo que la disfrutaría también.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tiene una pinta estupenda pero a corto plazo no me planteo leerla. Magnífica reseña. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Paso de puntillas que ya sabes que la tengo pendiente de leer y la verdad es que con esa notaza me están entrando ganas de colarla ya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡que ganas!!! con lo que me gustó Cartas a Palacio, y parece que además hace un guiño a esta novela. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Aún tengo Cartas a Palacio pendiente y ahora me dejas con ganas de esta novela también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me lo apunto sin dudarlo tiene una pintaza increible. Besos

    ResponderEliminar
  9. Aún tengo pendiente de lectura Cartas a Palacio. Y, por lo que nos cuentas, esta novela también merece la pena leerla. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me está encantando. La forma de narrar del autor es una maravilla, y aunque es una novela coral, consigue que (al menos de momento) todas las historias sean igual de interesantes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Pues no me importaría leerlo!!
    Pinta muy bien!

    Besotes

    ResponderEliminar

Analytics