jueves, 14 de enero de 2016

JUEGOS DE CLOACA (JON ARRETXE)

Juegos de cloaca
Jon Arretxe

 

FICHA TÉCNICA

Título: Juegos de cloaca
Autor: Jon Arretxe
Editorial: Erein
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 208







JON ARRETXE

De él nos dice la editorial en la solapa interior del libro:

Jon Arretxe (Basauri, 1963) es doctor en Filología Vasca, licenciado en Educación Física y ha completado estudios de Canto y Piano. Este polifacético y exitoso autor tiene la escritura por oficio, y también canta ópera.
Desde la publicación de su primera obra, en 1991, su producción combina principalmente la literatura de viajes (7 colores, Tubabu, El Sur de la Memoria)... y la novela negra. A este último género pertenecen Morto vivace, Shahmarán, Sueños de Tánger y la saga del investigador Touré: 19 cámaras, 612 euros, Sombras de la nada y esta última obra, Juegos de cloaca.





La predicción de los cauris


ARGUMENTO

El viejo clavó sus pupilas en mí un instante, agitó los cauris, los lanzó al suelo y se quedó observándolos fijamente. Llegó a una conclusión más rápido de lo que esperábamos.
-Veo sangre a tu alrededor –dijo, sin levantar los ojos. (Página 97)

Vengarse no es tan fácil como parece. Y si no que se lo pregunten a Touré, que lo único que consigue es que lo detengan y lo deporten de vuelta a África.
Y ese no va a ser el mayor de sus problemas, porque por más que quiera esconderse, hasta allí querrán llegar aquellos a los que atacó para tomarse cumplida venganza. Y esa gente sí que sabe cómo ejecutar una venganza sin importarles lo que se cruce por su camino.






JUEGOS DE CLOACA

Juegos de cloaca es una novela negra con algunas características muy peculiares, como son el hecho de estar protagonizada por un negro y que la acción transcurra en Bilbao.

Es la cuarta entrega de la serie, compuesta hasta ahora por:
-19 cámaras
-612 euros
-Juegos de cloaca



Comenzaré por Touré, este singular personaje difícil de olvidar.
De entrada, color aparte, puede parecer el típico protagonista de novela negra, sin un duro y a punto del desahucio en una mísera oficina, aunque a él difícilmente pueden desahuciarlo pues vive en una habitación que comparte con él su amigo Osman y su oficina es la calle
«Lo que al principio parecía simplemente una mala racha, no acaba de pasar, y mis oficios habituales iban de mal en peor. Dejando la música, casi perdía dinero ejerciendo de detective privado, pues nadie precisaba de mis servicios para recuperar ninguna joya robado, ni tampoco para rescatar ninguna princesa.»( Sombras de la nada. Página 10)

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Lo de detective es solo una más, y no la más importante, en su larga lista de actividades y profesiones (sin contar la de gigoló o cantante de ópera)
«El listado de servicios que ofrecía en mi tarjeta se cerraba con la que había sido mi primer profesión al llegar a Bilbao: mago, vidente, adivino, hechicero...como quiera llamarme.» (Sombras de la nada. Página 11)

Habría que añadir también la de gigolo, aunque tiene más peticiones de hombres que de mujeres. Y de momento, su desesperación no llega a tanto.

Las cosas lejos de mejorar para Touré, van a empeorar, pues es detenido y expulsado de España, previo paso por uno de esos centros de internamiento de los que el autor se despacha a gusto:
El desprecio puede tener muchas formas y desde que llegué a este que llaman “primer mundo” he conocido unas cuantas, pero lo de aquel centro de internamiento en Madrid ya era insoportable. Y lo peor no era que nos trataran como a leprosos, sino que al entrar allí nos despojaban de toda humanidad quitándonos incluso el nombre. Allí dentro sólo éramos un número. (Página 19)

Da igual que se trate de España o de África, a Touré no le queda otra que seguir haciendo lo de siempre: buscarse la vida para sobrevivir, algo imposible sin la generosidad y la solidaridad de sus amigos.
-Yo me hacía pasar por un poderoso vidente y echaba los cauris. Algunos incautos se lo creían y hasta me pagaban, pero no creas que me siento orgulloso por ello.
-Es el destino de los africanos, Touré –me consoló Alou-. Aquí o en Europa, da lo mismo, el tema es sobrevivir. No hay de qué avergonzarse. (Juegos de cloaca. Página 81)


La otra característica fundamental de la serie Touré, además de su protagonista, es su localización: Bilbao. Pero no el Bilbao para los turistas, ese del Guggenheim, sino el del barrio de San Francisco, un barrio con las cámaras de vigilancia omnipresentes enfocando a una población en buena parte marginal
“Otro local en la nómina de sospechosos”, piensa el vigilante. Pero… ¿acaso queda en San Francisco algún local fuera de esa lista negra? Hay trapicheos para todos los gustos: donde no se trafica con droga, se mueve mercancía robada o se hace cualquier tipo de trato ilegal, y muchos de esos establecimientos no son más que tapaderas para negocios más turbios. (Juegos de cloaca. Página 28)

La diferencia de Juegos de cloaca con las entregas anteriores, es que sólo una parte de la acción transcurre en Bilbao, trasladándonos el autor hasta Bamako, en Mali. Aprovecha así Jon Arretxe para mostrarnos una cultura totalmente diferente, otra manera de ver la vida y hacer las cosas.






IMPRESIÓN PERSONAL

Aunque no haya leído las dos novelas con las que comienza la serie, lo cierto es que quedé prendado del personaje en Sombras del a nada. En Juegos de cloaca el autor ha vuelto a conquistarme con esos mundos tan cerca de nosotros pero al mismo tiempo tan desconocidos como son ese barrio de Bilbao y la vida en las tierras africanas.

Juegos de cloaca es la demostración de que no hacen falta setecientas páginas para conseguir una gran novela, que la extensión no lo es todo. Esas doscientas páginas de la novela se devoran dejando al lector con ganas de más, pero no porque falte nada, sino por ganas de seguir disfrutando con el autor y el personaje.

Disfrutando a pesar de que es una lectura dura, porque muy dura es la vida de estos personajes sobreviviendo en un mundo en el que no son nada, aunque probablemente tengan algo fundamental gracias a lo cual pueden seguir adelante: amistad y solidaridad, dos conceptos vitales para los protagonistas de esta novela.



VALORACIÓN: 9/10

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, de misterio o policiaca pincha AQUÍ



Si quieres conocer más novedades editoriales 2015, pincha AQUÍ





10 comentarios:

  1. No creo que esta serie de libros me haya atraido mucho asi que por el momento no lo pondre en mi lista de lecturas pendientes. Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues de dejas con la curiosidad por esa buena puntuación y porque las pocas páginas que tiene me lo hacen más apetecible aunque, de momento, la descarto porque no he leído ninguno de los anteriores.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendió y me gustó Sombras de la nada, si se cruza en mi camino lo leeré seguro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que no hacen falta muchas páginas para una buena novela, aunque llevemos una racha que parece que las novelas se miden por el número de éstas. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Está en mis pendientes y espero leerlo pronto
    a ver qué tal :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que el título y la portada no me gustan y me frenan para leerlo, soy de las que se lleva mucho de esa cosas.😕

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que el título y la portada no me gustan y me frenan para leerlo, soy de las que se lleva mucho de esa cosas.😕

    ResponderEliminar
  8. Pues lo tendré en cuenta¡¡¡ Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sombras de la nada me gustó mucho, así que me apetece reencontrarme con Touré.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Analytics