jueves, 12 de noviembre de 2015

EL CASTILLO (LUIS ZUECO)

El castillo

Luis Zueco



FICHA TÉCNICA

Título: El castillo
Autor: Luis Zueco
Editorial: Ediciones B, 2015
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 686
PVP: 21,00 €








LUIS ZUECO


Primera novela que leo de este autor del que nos dice la editorial en la solapa interior:

Luis Zueco (Borja, 1979) es novelista, historiador, investigador y fotógrafo. En la actualidad es director del Castillo de Grisel, fortaleza medieval convertida en hotel con encanto. Además es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.
Su novela El escalón 33 recibió la Mención de Honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012, el Premio al Mejor Thriller Histórico 2012 e la web Novelas Históricas y fue seleccionada en el I Certamen de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. También ha publicado la novela histórica Tierra sin rey y la guía Castillos de Aragón: 133 rutas.






El castillo de Loarre




ARGUMENTO de EL CASTILLO


-Los hombres mueren, sus construcciones permanecen, en ocasiones para toda la eternidad.
-Exacto -respondió el rey complacido-, la memoria es efímera, lombardo. El poder, la alegría, la comida, el sexo, todo es volátil. Sin embargo, las iglesias y los castillos que levantamos... Ellos son eternos. (Página 47)

El castillo nos cuenta la historia de la construcción del castillo de Loarre, unas obras que comenzaron por orden del rey Sancho el Mayor de Pamplona en torno al año 1020 y que terminaron unos sesenta años después. Una obra faraónica y llena de dificultades, lo cual permite crear una novela con tintes épicos, si bien es verdad que es el pueblo el que lleva a cabo esas hazañas.






EL CASTILLO


La historia está protagonizada por Juan el carpintero y su hijo Fortún, que de tan soñador como es parece un retrasado. Pero no son los únicos, pues junto a ellos, además de reyes y nobles, conoceremos al maestro lombardo que inicia las obras del castillo, a Ava una prodigiosa arquera que nadie sabe de dónde ha venido, Eneca la misteriosa muchacha que vivió en el bosque tras ser destruido el castillo de sus padres por los árabes y Javierre un muchacho que desarrollo su vida junto al crecimiento del castillo.

La acción transcurre fundamentalmente en Loarre, tierra fronteriza desde la que puede contemplarse la rica zona llana, el final de las montañas en las que se refugian los cristianos y desde la que pueden contemplarse a un paso las torres defensivas de los árabes.
Una tierra que los cristianos querrían conquistar y para ello el primer paso ha de ser la construcción de un castillo. Pero no vale con cualquier castillo:
Deseo un castillo como nunca antes se ha construido, poderoso, inexpugnable. Nada de motas, nada de torres en las que esconderse. ¡No! Anhelo un castillo que pueda resistir un prolongado asedio, que permita guarecer a suficientes hombres de armas para atacar ciudades, reinos. Quiero una fortaleza para que se me recuerde cuando yo no esté aquí. Que dentro de un milenio, las gentes que habiten estas tierras miren ese castillo igual que nosotros admiramos ahora estas estatuas que nos rodean. (Página 49)

No es fácil la construcción de un castillo, no solamente por el dinero que cuestan las obras, sino porque en España eran muy pocos los que tenían conocimiento para ello y además eran extranjeros, concretamente lombardos. Y es uno de estos maestros, uno de los últimos que quedaban en España el encargado de iniciar las obras:
-Eres extranjero, pero estás en el invierno de la vida, como yo. Por eso sé que me entenderás. La carne se pudre, las historias de los reyes pueden desaparecer, como las de aquellos que construyeron estas hermosas esculturas. Solo la piedra permanece -e hizo una pausa-, la piedra y la fe. Lombardo, quiero que construyas una poderosa fortaleza en el límite más al mediodía de mis territorios, frente a los musulmanes. (Página 48)

Castillo de Loarre
Como nos dice la contraportada, el castillo de Loarre se encuentra entre la Tierra Llana y el Pirineo aragonés y se le considera el monumento militar románico nás importante de Europa, que no solo es castillo, sino que en su interior hay una abadía.
Una obra de esas características, al lado mismo de la frontera, en una zona inhóspita requiere una fuerza de voluntad grandiosa para sacarla adelante, no solo por parte del rey Sancho III el Mayor que fue el que tomó la decisión, sino por los hombres que la llevaron a cabo. Es de estos hombres de los que nos habla la novela:
No entiendo de construcciones, pero sí de hombres, puesto que son muchos los que han intentado engañar a mi familia. Y puedo ver en vuestros ojos una pasión desmedida. Ten cuidado, pues puede ser tu fuerza o tu condena. (Página 325)

Una novela en la que tendremos de todo un poco: amor, traiciones, acciones heroicas, defensas imposibles y la construcción de una obra monumental. Ahora bien, dicha construcción que también va explicándonos el autor, ha sido muy bien dosificada en El castillo, porque solo hay un momento en toda la novela en la que se explaya un poco más de la cuenta el autor. Dicho de otra manera, Luis Zueco no va a aburrirnos con detalles técnicos de cómo se lleva a cabo la obra, algo que para los profanos en arquitectura puede ser un auténtico aburrimiento.
Ya digo, solo hay un pequeño bache en la novela, que consigue mantener un ritmo frenético en todas sus páginas, con esa mezcla de amor, acción e intriga.

Samcho III el Mayor de Navarra
Muy interesante la atmósfera que sabe crear Luis Zueco, que consiguió trasladarme como lector hasta el pie de los muros del castillo de Loarre, convivir con la gente que lo construía y con aquellos que estaban encargados de su defensa.
Iba a decir que se trataba de una época muy revuelta, con constantes luchas entre los diferentes reinos, tanto cristianos como musulmanes. Pero en realidad, eso puede decirse de cualquiera de los siglos de la Edad Media y no necesariamente del siglo XI.
Revuelta no solo por las luchas internas, sino por los cambios religiosos de los que también se nos habla en esta novela. Sin olvidar que en las montañas del Norte, aún sigue muy presente la religiosidad imperante antes del cristianismo, con sus propios dioses y creencias, que en muchos casos siguen presentes incluso entre los mismos cristianos.






IMPRESIÓN PERSONAL

Se ha comparado esta novela con Los pilares de la tierra de Ken Follet. Hay una gran diferencia: El castillo es una novela genuinamente española. No nos lleva a países remotos sino que tiene lugar aquí, en nuestra casa, si bien es posible que algunos lectores no hayan visitado nunca aquellas zonas.
Pero la historia que se cuenta es la de la Reconquista, en la que los motivos religiosos iban mezclados, cuando no detrás o como mera excusa frente a la realidad: era una guerra de expansión de los reinos, en la que en muchas ocasiones luchaban cristianos contra cristianos, musulmanes contra musulmanes o en la que incluso se aliaban cristianos y musulmanes para luchar contra sus propios correligionarios.

Está narrada de un modo muy ameno, lo cual hace posible que las setecientas páginas de la novela (desde luego no es el libro ideal para cargar en el autobús o el metro) se lean vertiginosamente.
Una novela que hace que, por lo menos en mi caso, la visita al castillo de Loarre sea uno de esos objetivos que haya fijado en mi agenda de futuros viajes.





Gracias a Ediciones B, que me ha facilitado un ejemplar de El castillo para su lectura y reseña.





VALORACIÓN: 8/10







Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ


Si quieres conocer más novedades editoriales 2015, pincha AQUÍ





10 comentarios:

  1. Lo tengo, pero me falta el hueco para llevar a cabo su lectura. Y no será por falta de ganas.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. La semana pasada lo terminé y coincido con tus impresiones. Es una novela muy amena y genuinamente española. Desde luego, uno de mis proyectos tras su lectura es visitar Loarre.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por leer la novela y dedicar parte de tiempo y trabajo a esta gran reseña, me alegra mucho ver que os entren ganas de visitar Loarre y recorrer los escenarios de la novela. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. También me ha gustado mucho u también me queda pendiente una visita a Loarre

    ResponderEliminar
  5. Creo que es imposible no querer visitar el castillo después de haber leído esta novela. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ya me apetecía esta novela y ahora más!
    Besote!!!

    ResponderEliminar
  7. No es para mí, Pedro, no es mi tipo de lectura, pero lo regalé ayer mismo (y espero que guste, jeje).

    bsos!

    ResponderEliminar
  8. Pues voy a ser contrario a tu opinión. Me esperaba más de la novela, muchas casualidades, como que 30 personas entre guerreros y albañiles son capaces de asaltar un castillo y llegar al señor... Un simple ciudadano, es capaz de hablar con un rey, o con un noble, y en dos minutos convencerle de que tiene que ser el maestro de obra de un castillo...
    No me ha terminado de convencer, y soy apasionado de la novela histórica.

    ResponderEliminar
  9. Pinta muy bien, éste me lo llevo
    un beesote

    ResponderEliminar

Analytics