viernes, 31 de enero de 2014

PRESENTACIÓN DE "EL PACIENTE" DE JUAN GÓMEZ-JURADO

He leído todos los libros de este joven escritor y cada uno de ellos me ha parecido mejor y más adictivo que el anterior (ya puedo anticiparos que El paciente no es la excepción), por lo que cuando recibí una invitación para asistir en Madrid a la presentación de El paciente me llevé una gran alegría, hasta que vi que dicha presentación era un jueves en que es imposible asistir. Una presentación por otra parte que era específica para blogueros.
Menos mal que todo quedó en casa y en mi lugar asistió mi hija Teresa. A continuación os dejo la crónica que desde su blog Leyendo en el bus realizó de este evento






CRÓNICA DE UNA PRESENTACIÓN

El jueves 16 asistí en Madrid al encuentro bloguero con Juan Gómez-Jurado, que presentaba su recién publicada novela “El Paciente”.

La trama se resume en dos líneas: “O matas en el quirófano a tu próximo paciente, que es el Presidente de los Estados Unidos, o tu hija muere”, pero el dilema moral es mucho más complejo.

Se veía que Juan estaba cansado, porque llevaba todo el día con presentaciones y entrevistas, pero contestó a todas nuestras preguntas y pasamos un rato muy agradable.

El encuentro fue en un céntrico café muy cerca de Atocha, el café bar Alma, donde nos trataron a cuerpo de rey. Estuvimos sentados a unas mesas, en donde nos sirvieron bebidas y aperitivos (con unas croquetas de curry deliciosas), de los que todos dimos buena cuenta. El ambiente fue muy agradable, y yo salí de allí con ganas de devorar la novela (y no porque me hubiera quedado con hambre).

Juan Gómez-Jurado y la editora Ángeles Aguilera
Yo solo conocía a Juan de Twitter, y me ha parecido majísimo, una persona con mucho humor y muy inquieto.

Nos contó muchas cosas de la novela, y de cómo se gestó hasta al fin ver la luz. Empezó a escribirla en octubre de 2011, la cual tardó más o menos un año en escribir, más otro año en revisar y pulir todos los detalles.

De todos sus libros, es el primero que escribe en primera persona; en el personaje principal, David, hay mucho de él, y nos dijo que se veía muy reflejado. Al contrario que en sus otras obras, en ésta fueron las emociones de los personajes quienes guiaron lo que iba pasando, en vez de tener desarrollada la trama con todo lo que iba a suceder paso a paso como suele hacer.

Si os preguntáis por qué ambientó la novela en Estados Unidos y no en España, hay dos respuestas. La primera (casi como si se tratara de un chiste), es porque entonces la novela duraría dos capítulos, porque hoy en día, quién no dudaría en matar a Rajoy para salvar a su hija. La segunda, es porque necesitaba que fuese en un contexto más lejano que el suyo, poner distancia física y emocional de la historia que estaba contando.

También se habló de la importancia de los títulos y las portadas, porque es lo primero que nos llama la atención. Entre un mar de libros, tiene que destacar sobre los demás.
Para esta novela, se barajaron muchos títulos. Como borrador, se llamó durante mucho tiempo “Punto de equilibrio”, pero finalmente acabó siendo El Paciente, título que a mí personalmente, me gusta mucho más.

También se habló de las fajas, esas que tanto les gusta a las editoriales, con frases para llamar la atención del posible lector, pero que la mayoría, una vez en casa, quitamos y, muchas veces, tiramos sin pudor a la basura. Es verdad que si tienes una frase tan buena, de una autora tan conocida como Katherine Neville, sería casi un crimen no utilizarla; pero también es verdad que, en mi ejemplar, no va a durar mucho tiempo.

El Paciente se ha traducido a muchos idiomas y se está traduciendo a otros tantos. Juan dijo que ya tenía la versión china, y bromeó con ir a un locutorio o bajar a cualquier tienda china a que le dijesen qué ponía en alguna página.

También están en negociaciones con Estados Unidos para llevar la película al cine. Él ve como actor para el protagonista a Clive Owen, una opción que a mí me gusta, y que tendremos que esperar para ver si se cumple.

En el encuentro también estuvo la editora Ángeles Aguilera, y se nota que entre ambos hay muy buena relación, y que forman un gran equipo.

Planeta ha apostado fuerte con El Paciente (40.000 ejemplares la primera edición). Yo he de reconocer que no había leído ningún libro de Juan Gómez-Jurado (sí, sé que es un crimen. Mi padre, que se ha leído todos los suyos, no hacía más que decirme que me leyese alguno, que me iban a encantar). Pero salí con tan buena impresión de la charla que, en cuanto terminé el libro que estaba leyendo en ese momento, me puse con El Paciente, y me ha encantado, es un thriller que te atrapa desde el principio y que no puedes soltar hasta llegar al final. Si tienes aún alguna duda, ve el booktrailer, y yo creo que no te quedará ninguna.

* Muchas gracias a Bea y a Concha del blog De lector a lector por pasarme las fotos, me encantó volver a encontrarme con vosotras.






Crónica facilitada por Teresa de Leyendo en el bus para El Búho entre libros

jueves, 30 de enero de 2014

EL FRANCOTIRADOR PACIENTE (ARTURO PÉREZ-REVERTE)


Garabatos en las paredes





FICHA TÉCNICA

Título: El francotirador paciente
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 303
PVP: 19,50 €






ARTURO PÉREZ-REVERTE

No puede menos que llamarme la atención la biografía que de Arturo Pérez-Reverte nos presenta la editorial en la solapa interior:

Fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El Club Dúmas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio y El tango de la Guardia Vieja y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española.

Frente a biografías de otros autores en las que como te descuides te cuentan hasta los premios que ganó en el colegio, no puede menos que resultar chocante las breves pinceladas con la que despachan el amplísimo curriculum de Arturo Pérez-Reverte, porque solo se mencionan algunas de sus novelas y no se nombra ningún premio.
Seguramente no haga falta. Si no conoces a Arturo Pérez-Reverte, tienen página y páginas en Google para informarte.






ARGUMENTO 



«Mientras prestaba atención a la propuesta que iba a cambiar el sentido de mi vida, pensé que la palabra azar es equívoca, o inexacta. El Destino es un cazador paciente. Ciertas casualidades están escritas de antemano, como francotiradores agazapados con un ojo en el visor y un dedo en el gatillo, esperando el momento idóneo. Y aquel, sin duda, lo era (Página 17)

Alejandra Varela, conocida por todos como Lex, acaba de recibir una propuesta de su editorial: Encontrar a Sniper, el más famoso grafitero y convencerlo para que salga del anonimato y trabaje para prestigiosos museos.
El problema es que Sniper está permanentemente escondido y protegido por los grafiteros desde que Lorenzo Biscarrués ha puesto precio a su cabeza al responsabilizarlo de la muerte de su hijo, fallecido en un accidente mientras intentaba pintar sobre un tejado. Y si algo no le falta a Biscarrués es dinero y determinación para ver muerto a Sniper






EL FRANCOTIRADOR PACIENTE

No deja de ser un tanto polémico el tema central de esta novela: El grafiti. Arte para algunos, gamberrismo para los más, que afea las paredes de nuestras ciudades. Basten las fotos tomadas por mí para ilustrar el tema. A excepción de alguno con cierto arte, o los que adorman algunas paredes o cierres de tiendas, encargados por los propietarios de las mismas, en Leganés y Fuenlabrada (sitios donde están tomados estas fotos), no dejan de ser pintarrajos que manchan cierres y paredes.

¿Qué es un grafiti? Veamos lo que nos cuenta Pérez-Reverte a través de su protagonista Lex, en una supuesta de la misma tesis titulada El grafiti: una criptografía alternativa:
«El grafiti es la rama artística o vandálica, según se mire, de la cultura hip hop aplicada sobre superficies urbanas. (…) El nombre viene de la palabra italiana “graffiare” o garabatear.» (Página 44)

Una actividad ilegal que ocasiona numerosos gastos a los ayuntamientos, especialmente cuando no se respetan edificios o monumentos históricos.
Algo que parecen asumir los propios grafiteros, como en esta frase que recoge el autor, pintada sobre un autobús turístico del ayuntamiento de Madrid:
«Si es legal, no es grafiti.» (Página 43)


Al final, el grafiti es una mere excusa de Arturo Pérez-Reverte para mostrarnos otra cara de nuestra sociedad al mostrarnos un grupo de los que habitan en sus bordes:
«Chicos duros, con pocas esperanzas, que emitían en su propia longitud de onda. Carcoma despiadada del mundo viejo, cabeza de playa de una Europa mestiza, bronca, diferente, sin vuelta atrás (Página 32)

Es la vida de unos chicos, cuyas motivaciones pueden resultarnos extrañas, ajenas, pero son las que les mueven:
«Los que la impulsaban cada anochecer, mochila al hombro, cuando salía con la mirad absorta en paisajes que únicamente ella podía ver, o intuir, más allá de los confines del barrio, de la vida que aguardaba minada de años y de hijos, del tiempo y fracaso que todo lo agrisarían (Página 30)

Es la consecuencia de la marginalidad a la que nuestra sociedad está empujando a muchos chicos, aislados, sin posibilidad de ser alguien:
«Allá afuera, dijo, mientras agitas el espray, hueles la pintura fresca que ha dejado otro escritor en la misma pared como si olieras su rastro, y te sientes parte de algo. Te sientes menos sola. Menos nadie (Página 37)

Resumiendo:
«Uno escribe en las paredes para ser alguien(Página 39)


Narrativa actual, esa es la etiqueta que de entrada podría ponérsele a El francotirador paciente. Pero la narrativa de Arturo Pérez-Reverte es mucho más compleja, no se ciñe a un género concreto siguiendo sus cánones.
Así, sin que quizás pueda incluirse al cien por cien en ese género, El francotirador paciente tiene muchos elementos de novela negra. Es más, cuando no habla de grafitis, es novela negra.
Difícilmente podremos encontrar fuera de la novela negra un personaje como Lorenzo Biscarrués (desgraciadamente en la vida real hay demasiados como él)
«Biscarrués se había hecho inmensamente rico a lo largo de cuarenta años de esfuerzo contíno, voluntad férrea y trabajo tenaz. Figuraba en la lista Forbes y en la lista Bloomberg, y pocos habrían creído que ese individuo delgado y de amable apariencia, sentado ante mí en la mejor mesa del restaurante, impecablemente vestido con un traje gris marengo y corbata de seda en cuello italiano, había empezado explotando a inmigrantes asiáticos en talleres de confección ilegales y vendiendo el mismo en una furgoneta, tienda por tienda, prendas falsificadas de grandes marcas(Página 156)

En toda novela negra que se precie, tiene que haber uno o más muertos. Aquí también los hay, aunque sea el fantasma de unos muertos que planea por toda la narración. Nadie los asesinó. ¿O sí? Eso es lo que piensa Biscarrués, que responsabiliza a Sniper de dichas muertes al plantear acciones cada vez más arriesgadas, que en varias ocasiones, no sólo con su hijo, han terminado con la muerte del grafitero.
Muerte, venganza, sicarios contratados en su busca para darle muerte. ¿Qué es eso sino novela negra? No en vano, ese espíritu fatalista que recorre toda la obra de Arturo Pérez-Reverte es el característico de dicho tipo de novela
«La vida, parecía argumentar, abunda en momentos en los que a cualquiera pueden despacharlo por error o por azar. Es absurdo buscar responsables (Página 211)


Sumadle a todo lo anterior un pequeño libro de viajes, pues la acción transcurre por los paisajes urbanos de Madrid, Lisboa, Verona (en la casa de Romeo y Julieta) o Nápoles, para tener una novela muy completa.






IMPRESIÓN PERSONAL

He de reconocer que comencé la lectura de El francotirador impaciente con muchas dudas. No me gusta ver las paredes de las ciudades manchadas con los “garabatos” con los que algunos “marcan” sus territorios. Y tanto había oído contar como Pérez-Reverte había compartido experiencias con ellos, que tenía muchas dudas de hasta que punto había confraternizado con ellos y adoptado como propios sus puntos de vista. Porque difícilmente puede empatizar con un personaje de este tipo.
Afortunadamente la novela se limita a mostrar su punto de vista, el por qué de sus acciones, qué es lo que les lleva a adoptar ese tipo de vida y filosofía.

No está El francotirador impaciente entre las mejores novelas de Arturo Pérez-Reverte (algunos la tachan de una novela “alimenticia”, escrita solo para vender). Sin embargo, he de reconocer que me ha gustado, mucho más de lo que esperaba.
Y es que, hasta la peor novela de Pérez-Reverte es mucho mejor que la mejor de muchos escritores, con párrafos magistrales a lo largo de todo el texto. Un texto que en esta ocasión muestra la originalidad de estar escrito en primera persona por una mujer. No es que no existan personajes protagonistas femeninos en la bibliografía de Pérez-Reverte (por ejemplo podemos encontrarlo en La reina del Sur) pero no era narradora única.
Encontraremos, a fin de cuentas es marca de autor, el tono desengañado y el poso amargo que caracterizan su escritura, si bien es cierto, que en esta ocasión me ha parecido una novela menos amarga.

No esperéis “happy end”, que a poco que hayáis leído de él, sabéis que no existe en sus novelas. Pero he de confesar que me ha sorprendido y gustado el final que ha dado a El francotirador impaciente.
Un final en cierto modo sorprendente para una novela que, sin estar entre las mejores del autor, no defraudará a los que disfrutamos con su prosa.




VALORACIÓN: 8/10





Gracias a somnegra, patrocinador de la I Edición de Cruce de Caminos Negro y Criminal, que me proporcionÓ esta novela al ganar uno de los premios de la primera edición.

Gracias también a David Gómez de Cruce de caminos  por la organización de la misma. Si quieres apuntarte en la segunda edición, las bases las tienes pinchando AQUÍ


SomNegra


Si quieres conocer más novedades 2014, pincha AQUÍ

Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ.

miércoles, 29 de enero de 2014

GANADORES DE "EL DÍA QUE BLANCANIEVES COGIÓ SU GUITARRA"



Los afortunados ganadores de un ejemplar electrónico de El día que Blancanieves cogió su guitarra de Roberto Martínez Guzmán son: 







Sary


Irenita


Isabel Macías


Laky


Susana Palacios


Tenéis 48 horas para mandarme una dirección de correo electrónico donde enviaros el ejemplar. En caso contrario, volveré a sortear.



LA DEVOCIÓN DEL SOSPECHOSO X (KEIGO HIGASHINO)

Duelo de inteligencias (cómo convertir al culpable en inocente)




FICHA TÉCNICA

Título: La devoción del sospechoso X
Autor: Keigo Higashimo
Editorial: Ediciones B
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 325
PVP: 19,00 €






KEIGO HIGASHINO

El autor de La devoción del sospechoso X es Keigo Higashino, un nombre que me imagino que os suena a chino, aunque en realidad a lo que suena es a lo que es: japonés. Normal, porque esto es España, sin embargo es uno de los escritores (según cuenta la contraportada del libro) favorito de los japoneses, con más de cinco millones de ejemplares vendidos.
La devoción del sospechoso es su novela más famosa y la primera que publica en España, ganadora del Premio Naoki en 1906. Aunque no es la única que ha escrito pues ya tiene trece novelas negras en su haber (o como novela negra la describen aunque yo no esté de acuerdo). Novelas que han inspirado varias películas y series de televisión.

Una vez leído este libro, no tuve dudas de que no sería el último que publicase en España. Y efectivamente, ya se ha publicado también La salvación de una santa.






ARGUMENTO

Yasuko cree que por fin su vida está remontando. Madre soltera, ha dejado atrás su trabajo en un bar de copas para poder mantenerse a ella y a su hija Misato. Ahora trabaja en una pequeña tienda de alimentación en la que es apreciada por sus jefes. Parece que por fin ha podido también pasar página y dejar atrás el gran error de su pasado: un matrimonio que resultó ser un fracaso, porque tras poco tiempo de matrimonio su marido mostró su verdadera cara y además de maltratarla ella era la única que trabajaba para los dos. Tras mucho tiempo de ser acosada, por fin consiguió que su marido perdiera su pista.
Pero esos días felices han llegado a su fin. Togashi, su ex marido la ha conseguido localizar y reaparece de nuevo en su vida para continuar extorsionándola y hacerla la vida imposible. No es que aparezca por el trabajo, sino que lo hace también en su casa. Es entonces cuando tiene lugar una pelea en la que con la ayuda de su hija le mata.
¿Qué hacer entonces? ¿Avisar a la policía y confesar lo ocurrido? ¿Pero conseguirá que su hija quede exonerada de toda culpa? Y si no lo hace ¿cómo deshacerse del cadáver?

Entra en escena entones su vecino Ishigami, que ha escuchado todo el ruido de la pelea. Isighami está perdidamente enamorado de Yasuko. Todos los días camino de su trabajo en el instituto pasa a comprar su comida en la tienda en la que trabaja, solamente por verla, porque no cruza una palabra con ella, consciente de que nunca conseguirá llegar más allá.
Aunque Yasuko intente ocultar los hechos, la perspicacia de Ishigami le lleva a comprender lo que ha ocurrido y le propone hacerse cargo de la situación
«Solo hay dos opciones. Intentar ocultar los hechos o intentar ocultar la relación de las dos con los mismo.En cualquier caso, habría que ocuparse del cadáver.» (Página 39)

Es una situación muy difícil, máxime cuando Isighami es un desconocido para Yasuko. Pero él insiste:
«Confía en mi, por favor. Permite que yo me encargue de esto empleando el pensamiento lógico.» (Página 46)

Ishigami es profesor de matemáticas en un instituto y, aunque ahora parezca un profesor más, es su día fue un genio de las matemáticas, que pese a todo siguen siendo su obsesión, pues todo su tiempo libre lo dedica a seguir resolviendo problemas y enigmas matemáticos.
Con lo que no contaba era con tener que enfrentarse a Yukawa, un antiguo compañero suyo, otro genio aunque en este caso de la física. Yukawa se ha convertido en un colaborador de la policía, que le conoce como Profesor Galileo.

Puede que ese tipo sea un genio con las matemáticas, pero en cuanto a asesinatos, seguramente no es más que un aficionado.
«Ambas cosas son lo mismo. De hecho, los asesinatos deberían resultarle aún más fáciles.» (Página 202)






LA DEVOCIÓN DEL SOSPECHOSO X

No soy nada aficionado a leer literatura asiática, no porque no me atraigan los temas que trata, sino quizás porque su visión del mundo se me hace difícil de comprender. Otra cosa es cuando leo autores que aunque sus raíces sean orientales y que por tanto nos hablen de las experiencias recibidas y recogidas de sus padres o abuelos, pero desde un educación recibida en occidente, como puede ser el caso de Amy Tam.


Me he animado a leer La devoción del sospechoso X no por su portada o porque me llamara la atención en la librería, sino gracias a las recomendaciones de nuestros compañeros. En el caso de La devoción del sospechoso, una novela que aunque la definen como novela negra, en realidad es más bien una novela de intriga. Me decidí por ella al ser alabada a la par por Laky de Libros que hay que leer. Como cabía esperar, ha sido una lectura que no me ha defraudado en absoluto.







IMPRESIÓN PERSONAL

Hay dos tipos de libros de intriga: Aquellos en los que la intriga proviene de averiguar quién es el asesino, y aquellos otros en que el interés viene no tanto en saber quién es el culpable, algo que normalmente se sabe de antemano, sino de saber el por qué, los motivos que han provocado todo. Esa suele ser la diferencia fundamental de la novela negra y la de intriga, en que interesa mucho más el por qué que el cómo.
Sin embargo, en esta novela de intriga que hoy traigo a vuestra consideración, y hablo de novela de intriga y no de novela negra, pues se aleja mucho de ésta, sobre todo en lo referente al triunfo del mal, al mal como una presencia inevitable y triunfadora en nuestras vidas, desde las primeras páginas, por eso no he desvelado nada en el argumento que no se cuente en la contraportada o leamos en las primeras páginas, sabemos quién, cómo y por qué.
Y pese a eso, el libro consigue atraparnos entre sus páginas. Porque lo que se nos plantea es un duelo entre dos grandes mentes, una que pretende atrapar al asesino y otra que a toda costa busca la exculpación de la culpable.
Y además consigue que el lector se ponga de parte del asesino, bueno, en realidad de la asesina, pues lo suyo no dejó de ser un asesinato en defensa propia, tanto de su vida como de la de su hija. Pero eso no es óbice para que no sea culpable.

Quizás por ponerme de parte del lado “malo”, pudo resultarme al principio un tanto cargante el personaje de Yukawa, el llamado Profesor Galileo, en el que veía reencarnado a los más famosos detectives, a aquellos que soy incapaz de soportar como Hercules Poirot o Shrelock Holmes, que aunque muy famosos y grandes figuras de la literatura, me parecen unos prepotentes a los que su inmensa sabiduría hace que den la impresión de mirar al resto de los humanos, Holmes con su ”elemental querido Watson” (que mira que eres tonto que no de das cuenta de nada) y Poirot ”poniendo a trabajar sus células grises” (los demás o no las tienen o son unos vagos que no las ponen a trabajar).
Al principio pensaba que también los tiros iban por ahí, con Yukawa poniendo en evidencia a su amigo policía. Y sin embargo no es así, poco a poco fui viendo que lo suyo era un reto intelectual que no le queda más remedio que resolver, a pesar de que las consecuencias de su resolución pongan en peligro a su amigo.

Un duelo intelectual que durará hasta las últimas páginas manteniendo el interés del lector. Porque además, el autor consigue introducir dudas en aquellos que están leyendo el libro, dudas en cuanto a las verdaderas intenciones del amante vecino. ¿Realmente está apoyando a su vecina en apuros o simplemente está poniéndola en una situación de dependencia total hacia él para luego sacar provecho de la misma? ¿Es un ángel o un aprovechado más?



Resumiendo: Una lectura de intriga que no defraudará a todos los amantes del género.






VALORACIÓN: 8/10





Si quieres conocer más reseñas de novela negra, pincha AQUÍ.


Si quieres conocer más novedades de bolsillo 2014, pincha AQUÍ


martes, 28 de enero de 2014

RONIN (FRANCISCO NARLA)


El hombre de las olas




FICHA TÉCNICA

Título: Ronin
Autor: Francisco Narla
Editorial: Temas de hoy
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 863
PVP: 22,50 €
Ebook: 5,99








Editorial: Booket
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 878
PVP: 12,95 €










FRANCISCO NARLA

Una presentación en la que pude conocer unas cuantas cosas del autor, como su versatilidad, pues además de comandante de avión, es tirador de arco, le gusta la cocina, cultiva bonsais, está comprometido con la cultura gallega (es de Lugo) y es un amante de las tradiciones.
A si mismo se define “como un ignorante muy esforzado”






ARGUMENTO

«El Consejo de Regencia se tambaleaba y el castillo de Fushimi llevaba ya diez días de asedio. Yo pensaba que moriría aquella noche. Y aquello hubiera estado bien, era mi deber. Habría sido lo correcto, pero entonces mi señor, Torii Montotada, me hizo llamar.. (Página 699)

«No lucharás, debes huir del castillo. Te convertirás en un paria, un guerrero sin señor... En un hombre de las olas, y dedicarás lo que te reste de vida a encontrar a ese traidor y a cortarle la cabeza (Página 50)

Esta es la historia de dos hombres,de convertido en un ronin(Ronin significa literalmente "hombre ola" porque es un hombre errante como una ola en el mar. Era un samurai sin amo, bien por la caída o la ruína de éste, o por haber perdido su favor). Se ha transformado en un renegado para cumplir la última orden de su señor.
Es también la historia de Dámaso, alferez de los tercios españoles, capaz de recorrer el mundo entero y bajar hasta los infiernos si hace falta, para lograr la fama y el dinero que le permitan obtener la mano de su amada.
Dos hombres, dos culturas totalmente diferentes, dos puntos opuestos del planeta, pero dos vidas que están destinadas a luchar juntas sen busca de su objetivo.






RONIN

Creo conveniente comenzar con una advertencia: No se trata del libro sobre la película Ronin de reciente estreno en las carteleras españolas.
Dicho lo cual, Ronin es una gran novela histórica.Y no lo digo por su extensión (algo más de ochocientas páginas), sino por el amplio espacio geográfico que abarca (no solo aquel imperio español en el que no se ponía el sol, desde Flandes hasta Manila, sino hasta más allá, llegando al Japón)y la temática que aborda, muy poco habitual en el género.
Ambientada a principios del siglo XVII, es cierto que hay muchas novelas que nos reflejan aquella España de Felipe el tercero. Esa España que tan bien ha reflejado Arturo Pérez-Reverte en su serie de Alatriste, de la que al final parecen deudoras todas las novelas posteriores que tratan el tema. Incluso en Ronin, cuando dos viejos luchadores de los tercios de Flandes se unen, no pude menos que recordar esa derrotista visión de Pérez-Reverte de soldados que luchan por su Rey, conscientes de que probablemente dicho rey no sea merecedor del sacrificio que por él hacen sus tropas.
«No sé si lo conseguiremos o no, pero estoy convencido de que por primera vez en mi vida, voy a arriesgar el cuello por algo que merece la pena(Página 686)

Muy presente se me ha hecho El sol de Breda en esas evocaciones a la lucha contra los holandeses. Una lucha que por cierto volverá a producirse en esta novela, si bien en un lugar tan remoto como Japón.
Pero en lo que esta novela no tiene parangón es en mostrarnos otra realidad muy distinta en el siglo XVII: la historia de Japón.
Nos presenta así Francisco Narla dos culturas, dos modos de ver y entender la vida totalmente diferentes y contrapuestas, como agua y aceite imposibles de mezclar. No solo es diferente su concepto de la religión, del trabajo, sino también el del honor. No se trata ya de que sea una cultura muy trabajadora y perfeccionista (muchos occidentales también lo son), ni que sea una sociedad tremendamente competitiva, sino que dentro de esa competición no se admita el fracaso. Fracaso es sinónimo de deshonor. Y frente al deshonor solo hay una salida aceptable: el seppuku, el suicidio ritual por desentrañamiento (más conocido por nosotros como harakiri)
«Honda Kazumasu había mandado al samurai abrirse las entrañas, pero no porque con aquel gesto pudiera resolver algo, sino simplemente, porque era lo debido tras haber fracasado(Página 410)
«Desgraciadamente, un hombre solo atisbaba a comprender su ignorancia cuando la edad se empeñaba en demostrarle que ya no le quedaría tiempo para aspirar a la sabiduría(Página 21)

La cultura japonesa estará pues muy presenta a lo largo de numerosos capítulos de Ronin, tanto en sus costumbres, en sus comidas, en sus dichos, o incluso en su juego favorito el “go”, que es mucho más que un juego, es un entrenanamiento para la vida:
«Como en el tablero, solo considerando todas las opciones uno podría alzarse con la victoria(Página 492)


Junto a esta parte para mí francamente desconocida del Japón de comienzos del siglo XVII, podremos disfrutar también de la España de aquel Felipe el tercero, aunque mejor sería decir del Duque de Lerma, que en realidad era quien hacía y deshacía.
Una historia que por cierto viene a recordarnos que este mundo, casi todo está inventado. ¿Pensáis que la corrupción y la especulación urbanística son cosa del presente? Pues ya el Duque de Lerma cambiaba la corte española de Madrid a Valladolid y de vuelta a Madrid, para especular con los incrementos de la vivienda que dichos cambios provocaba.
De hecho en su época circuló una coplilla popular que hacía referencia como al final de su vida se “hizo” cardenal para evitar ser sometido a juicio:
«Para no morir ahorcado, el mayor ladrón se vistió de colorado


Una novela muy atractiva para todos aquellos atraídos por el desconocido pero llamativo mundo de los samurais. Por eso no está de más traer aquí lo que el autor entiende por un samurai:
«Un samurai es un caballero educado para apreciar la belleza en cualquier acción, pero consciente de que cualquier instante puede ser el último de su vida.»





Volviendo al principio de este apartado, Ronin es una novela histórica. En la presentación del libro (si quieres saber algo de esa presentación, pincha AQUÍ)asistimos a un curioso experimento por parte del autor. Un experimento que puedes hacer en casa y que consitió en que tres espectadores dijeran un número del 1 al 10 para elegir una página del libro (que resultó ser la 543)
Nos decía Francisco Narla que cuando uno lee una novela histórica, cualquier página del mismo tiene que llevarnos directamente a sentirnos en aquella época, que aún sacada del contexto, nos demos cuenta que no es una novela que se sitúe en la actualidad.
Con esa página, escogida al azar, el resultado fue un éxito.

Una novela basada en hechos reales que nos contó el autor surgió cuando en Coria del Río vio la estatua de un samurai, componente de una embajada que vino a España en el siglo XVII.
Muy interesante es una vez acabado la novela, leer el extenso cuaderno de notas del autor, (como él mismo dice casi un manual de cómo se hizo la novela) en el que nos dice cuánto de histórico hay en todo lo que nos ha narrado, qué personajes existieron en la vida real.






IMPRESIÓN PERSONAL

Casi llegamos al final y a la respuesta de la pregunta que me hice antes de empezar a leer esta novela y que seguramente muchos os habréis hecho: ¿Merece la pena embarcarse en una novela de más de ochocientas páginas? Porque lo reconozco, da mucha pereza enfrentarse a una novela tan larga.
Por eso desde aquí os animo a embarcaros en esta aventura. Nunca mejor dicho lo de embarcarse, porque el mar está muy presente en esta novela. Normal, porque para llegar desde España hasta Manila y luego al Japón, sin barco no era posible.

Esta novela ha sido considerado en una encuesta como la mejor novela histórica del 2013, a pesar de que al publicarse en fechas tardías apenas hubo tiempo a que fuera leída por muchos votantes. Ahora, aunque estemos en el 2014, puedo afirmar que es la mejor novela histórica publicada en el 2013 que he leído hasta la fecha.

Ha conseguido lo que el autor se proponía, algo por otra parte imprescindible ante una novela de estas características: atrapar al lector desde las primeras páginas.
De hecho me encantan las primeras líneas de la novela:


Esto es España y nuestro cine no tiene presupuesto y menos para una historia tan compleja como ésta, pero sin duda Ronin sería una magnífica película. Porque aunque sea en primer lugar una novela histórica, es también una entretenidísima novela de aventuras.
Una novela con mucha acción en la que van alternándose dos frentes distintos: la búsqueda por parte de Ronin del traidor que provocó la caída de su señor, y las aventuras de Dámaso camino de Japón. Y por si no fuera suficiente, se abre un tercer frente en España con las desventuras de Constanza, la enamorada de Dámaso que no renuncia a su amor y que por él terminará enfrentada a la inquisición.
Y, como toda novela de aventuras que se precie, Ronin tiene un malo malísimo: Hortuño
«Ya no bebía, ya no comía, bastaba con mirarlo a los ojos para ver que ya solo tenía tiempo para una cosa: odiar (Página 593)

Lo curioso es que, junto a un ritmo trepidante en muchos momentos, la novela es al mismo tiempo muy descriptiva, capaz de pararse en pequeños detalles como unos niños cazando abejas, sin que por ello pierda ritmo la narración.







ALGUNAS PERLAS DEL LIBRO

«Los huevos y los juramentos se rompen igual de fácil(Página 391)


«La lluvia solo es un problema si uno no quiere mojarse(Página 794)





VALORACIÓN: 9/10




Muchas gracias a Deborah Albardonedo,  Temas de Hoy y a Francisco Narla por proporcionarme un ejemplar para su lectura y reseña.




Si quieres conocer más novedades editoriales 2013, pincha AQUÍ


Si quieres conocer más reseñas de novela histórica, pincha AQUÍ



Analytics